PABLO LYLE El novio que todas quisiéramos tener

PABLO LYLE El novio que todas quisiéramos tener

COMPARTIR

PABLO LYLE

El novio que todas quisiéramos tener

Por: Eleana Carrasco

Perseverante y talentoso, el actor sinaloense ha luchado con gran dedicación para abrirse paso en la Ciudad de México logrando interpretar papeles protagónicos en varias telenovelas, y a su vez, reencontrar al amor de su vida, Ana Araujo.

Nacido en Mazatlán Sinaloa, el 18 de noviembre de 1986, el actor Pablo Daniel Lyle López, es actualmente un dedicado padre de dos hermosos pequeños, Arantza y Mauro. Su inspiradora historia de amor inició cuando él tenía dieciséis años y conoció a su actual esposa, Ana Araujo, de catorce. El romance fue tan breve como un verano.

Tuvieron que pasar ocho años para reencontrarse y descubrir que ambos seguían sintiendo lo mismo. Profundamente enamorados, unieron sus vidas, es por ello que el actor ha acogido a Arantza, la hija mayor de Ana, como suya.

¿Quién es Pablo Lyle?

Es papá, esposo, hijo, hermano, amigo y actor. Alguien que hace todo con intensidad. Soy un ser humano que vive y deja vivir. Transparente en todas las situaciones que me pasan y apasionado en cada situación.

Se dice que cuando eres de Mazatlán siempre se quiere volver al puerto, háblanos acerca de tu querido Mazatlán, ¿cómo fue crecer en la Perla del Pacífico? Tu infancia.

Y tienes toda la razón. Ya volví, quiero que mis hijos crezcan en un lugar tranquilo. Tomé la decisión hace poco y nos trasladamos para acá. Estamos felices porque tenemos calidad de vida. Una ciudad hermosa que me vio nacer donde tengo tiempo para todo y puedo convivir con mis hijos. En mi Perla del Pacífico nació la oportunidad de ser actor, ahí se gestó, el maestro Polo a quien admiro y le tengo un gran respeto me aconsejó que me fuera a la ciudad de México a concretar mi sueño, pues él vio gran potencial. Imagina lo que representa para mí que me hayan otorgado el reconocimiento de “Profeta en tú tierra”.

¿Alguna anécdota que nos compartas sobre tus padres?

Siempre me dieron mucho cariño. Los mejores consejos, puedo presumir que tengo una familia ejemplar y que las bases de lo que ahora soy me las dieron ellos. Mi padre no quería que fuera actor y hoy por hoy es el más orgulloso de todo lo que hago.

¿Qué consideras fue lo mejor que recibiste de tu familia?

La educación, ser entregado y trabajador. Hablar siempre de frente y con la verdad. Me inculcaron la lealtad y fidelidad. El ser comprometido con el trabajo y siempre creer en mis ideales.

Ahora que te has desempeñado como actor en una ciudad muy distinta y con gente de todas partes, ¿qué significa para ti ser sinaloense?

Lo llevo en la sangre, lo presumo, en todos los lugares lo menciono. Aunque suene chistoso me ayudó con el carácter. Los mazatlecos somos directos al decir las cosas y no le damos vueltas al asunto para ninguna situación. Ser del norte es mi orgullo y pasión y esa raíz no quiero ni la voy a cambiar. Mantengo mi acento y así seguiré. Hemos demostrado que la gente acá somos luchones y hemos llegado lejos. Luchamos por los sueños, somos tenaces y emprendedores. En el carácter somos los más transparentes y directos, aunque muchos no nos comprendan.

Sabemos que iniciaste en el modelaje, háblanos acerca de eso.

Como la mayoría de los actores que somos de provincia y llegamos a la Ciudad de México. Por un tiempo lo hice y no es por nada, pero me fue muy bien, pues a diferencia de muchos me caracterizaba la disciplina y todos me querían porque era garantía de que les quedaría bien.

¿Cuando decidiste ser actor?

Cuando el maestro Polo de Mazatlán me dijo que tenía madera y debía desarrollar esa parte. Seguí su consejo y convertí mi profesión en una pasión. Hoy día estoy completamente agradecido por ese consejo porque tengo una posición de respeto dentro de la nueva generación de actores.

¿Qué es para ti serlo? ¿Cómo te sientes al respecto?

Es mi trabajo, le tengo respeto, me ha dado muchas satisfacciones. Es una profesión que te permite reinventarte y ser distinto en cada personaje. Rompes con la monotonía y debes ser lo suficiente creativo para darle vida a cada persona constantemente.

¿Cómo es tu proceso para interpretar a cada personaje?

Lo analizo, lo estudio, se hacen mesas de trabajo. Jamás pienso que debo ver a Pablo Lyle reflejado en un personaje. Debo darle un matiz distinto, un color diferente para que adquiera credibilidad.

¿Cuál ha sido el papel más difícil que has interpretado, y porqué?

En la telenovela “Un cachito de Cielo”, en la recta final el papel indicaba que debía llorar constantemente, fue complicado porque en la vida real soy muy fuerte y me es difícil sacar el sentimiento de tristeza. Yo normalmente soy alegre y divertido.

Estamos celebrando nuestra edición especial de Novias, ¿qué le aconsejarías a las parejas próximas a contraer nupcias?

Que sean ellas mismas. Toda mujer es hermosa, más si está a punto de llegar al altar. Ese día da una sensación especial que las hace ser únicas.

¿Cómo elegir a la persona indicada?

Básense en la confianza. Clave primordial en todo tipo de relación.

¿Qué nos puedes hablar acerca de tu relación de pareja?

Estamos muy enamorados, existe respeto, compromiso. Diariamente nos alimentamos con detalles que nos hacen mantener un amor vivo.

¿Qué valores quieren inculcar en sus hijos?

Los educamos con libertad. Queremos inculcar el respeto, el perdón y la responsabilidad.

¿Cómo pasas tiempo con tu familia? ¿Qué les gusta hacer, qué disfrutan juntos?

Ir a la playa, estar en un parque con los perros, o hasta en la casa viendo películas. El plan no es el importante, el hecho de convivir con calidad es lo que valoramos.

¿Cómo es vivir con un Health Coach como lo es tu esposa? ¿Cambió mucho tus hábitos o ya compartías el gusto por lo sano?

Por supuesto y se lo agradezco. He cambiado por completo. Ella lo disfruta mucho, es muy apasionada.

Platícanos un poco sobre tus pequeños, cómo son ellos, lo que significa para ti ser padre.

Son una pareja hermosa, se adoran y eso nos encanta. Ser padre es indescriptible, no hay nada escrito pero mi meta es ser el mejor. Lo quieres dar todo y es pensar primero en ellos antes que en cualquier cosa. Siempre digo que con ser la mitad de lo que el mío fue conmigo, ya estaría del otro lado.

¿Qué proyectos tienes actualmente?

Estoy de gira por todo México con una obra de teatro. Estoy seguro que entraré de nuevo a un foro para hacer telenovela. Y mi meta es el cine. Lamentablemente no he tenido la oportunidad de incursionar en el cine por los tiempos.

¿A dónde te gustaría llegar o cuál es tu meta?

Ser el actor más reconocido en México y el extranjero.

¿Qué más te gustaría hacer?

Empresario y producir mis propios proyectos en teatro y cine.

¿Qué le aconsejarías a otros jóvenes que se quieran dedicar a la actuación?

La lucha es fuerte y constante. No se rindan. Nunca saben cuándo te llega el momento.

¿Cómo ves a Sinaloa?

Creciendo y cada vez más importante.

¿Algún mensaje para nuestros lectores?

Vivan al máximo. La vida es una.

¿Algo más que te gustaría agregar?

Agradecer como siempre todas sus atenciones y pasión.