Olvídate de los kilitos de más después de Navidad

Olvídate de los kilitos de más después de Navidad

COMPARTIR

Para muchos, enero es uno de los meses más complicados, ya que después de los regalos de Navidad, las fiestas, las posadas, etc. El bolsillo de las personas termina seriamente afectado, y por si esto fuera poco, en algunos también la autoestima, esto por haber abusado de las comidas en los convivios navideños. Tomando en cuenta este último punto, tenemos estas recomendaciones de alimentos para controlar el apetito, que sin duda te ayudarán a empezar saludablemente este Año Nuevo.

Cuando estás tratando de perder peso, una de las primeras recomendaciones es cambiar tus hábitos alimenticios. El problema es que, normalmente, cuando la dieta incluye comer menos, la sensación de hambre y ansiedad es inevitable. En realidad la comida puede ayudarnos a perder peso más rápido, el secreto es saber qué comidas debemos consumir y cuáles evitar, incluso hay una serie de alimentos que ayudan a controlar el apetito. Es por ello que uno de los mejores trucos para adelgazar es ingerir aquellos alimentos que aumentan nuestra sensación de saciado y permiten controlar el apetito.

A continuación te mostramos algunos ejemplos:

Proteínas y grasas no saturadas

Las proteínas y las grasas no saturadas retardan la salida de los alimentos hacia el intestino, prolongando así, la sensación de saciedad entre comidas.

No sólo las carnes, los huevos y los lácteos son fuente de proteína, podrías reemplazar conscientemente la carne por las habas, las lentejas, los guisantes, los garbanzos y la soja. Además, puedes combinarlos con alimentos ricos en grasas no saturadas como el aguacate, las nueces de Brasil y otras semillas leguminosas e incluir aceites vegetales.

Fibras y granos

Las legumbres, las leguminosas, las frutas, las verduras y los granos como la linaza, la avena y la chía, son ricos en fibras solubles y ayudan a modular el apetito.

¿Te han dado ataques de hambre? Los nutricionistas sugieren tener a la mano opciones como dátiles, uvas pasas o fruta deshidratada.

Otras opciones son; las hojas de lechuga y los cereales en general como avena, cebada, maíz, arroz integral, trigo. Por otro lado están los frutos de plantas oleaginosas como nueces, almendras.

Los alimentos ricos en fibras exigen un masticado exhaustivo y permanecen más tiempo en el estómago. Así, inhiben la producción de ghrelina, que es una hormona que se produce cuando el estómago está vacío y genera la sensación de hambre.

Acción termogénica en alimentos

Este tipo de alimentos aumentan la temperatura corporal y aceleran el metabolismo basal para la producción de energía.

Estas características las encontrarás más bien en condimentos:

Cúrcuma: funciona como un antioxidante natural.

Canela: ayuda a la quema de grasa, al nivelar la cantidad de glucosa contenida en la sangre.

Jengibre: además de acelerar la quema de grasas, tiene propiedades antiinflamatorias, que ayudan en los casos de obesidad.

Pimienta roja o chile: tiene la sustancia llamada capsaicina, que ayuda a acelerar la quema de grasa.

Con moderación, estos alimentos pueden tener beneficios para la salud y el bienestar. El camino no es fácil, cambiar los malos hábitos de alimentación requiere de esfuerzo y dedicación, recurre con un especialista en nutrición y recuerda, el cambio está en tus manos.