No te estreses, tu boda debe ser el día más feliz de...

No te estreses, tu boda debe ser el día más feliz de tu vida

COMPARTIR

Casarse es uno de los momentos más emocionantes para las parejas que se esfuerzan por conseguir una boda llena de encanto que permanezca siempre en sus recuerdos. Planificar una boda puede suponer una tarea ardua y compleja, que requiere de meses de preparación, una situación que puede llegar a provocar un estado de nerviosismo generalizado e incluso una crisis en la relación de pareja.

A continuación, te dejamos algunas ideas que te ayudarán a controlar el estrés prenupcial y convertirlo en tu aliado.

• Tratar de ver la organización de la boda como algo positivo, pensando que las cosas saldrán bien y evitando las quejas continuas sobre las dificultades que

se presentan.

• Comunicar abiertamente y con calma los problemas que vayan surgiendo, lo que evitará discusiones innecesarias con familiares y amigos.

• Pedir ayuda y delegar parte del trabajo. No se trata de que los novios abarquen todo solos. Probablemente haya personas a su alrededor que estén deseando echarles una mano y basta con que lo pidan. También puedes contratar los servicios de un profesional especializado en la organización de bodas (planificador de bodas).

• Realizar una buena planificación de las distintas actividades para evitar así los nervios y las prisas de última hora.

• Y, por último, practicar alguna técnica de relajación que te ayude a rebajar la tensión y a ver las cosas con perspectiva.

Si estás sufriendo de estrés prenupcial, entonces detente, respira profundo y haz un alto en los preparativos por algunos días, tomando distancia verás que todo lo que veías mal tiene siempre un aspecto positivo. Después de todo cuando llegamos al límite del estrés, continuar con la organización de la boda sólo provocará que los sentimientos de angustia y el cansancio físico y mental te pasen la cuenta.