MINUTOS DE REFLEXIÓN APRENDIENDO A VIVIR DE MANERA SENCILLA

Durante todo este tiempo que hemos compartido juntos este hermoso recorrido me he dado cuenta que las personas siempre andamos buscando ser mejores cada día, en la búsqueda intentamos descubrir elementos diferentes a lo que ya sabemos para lograr vivir la vida que se anhela, pero la realidad es que nada hay nuevo bajo el sol, todo está dicho de una manera o de otra pero es conocido por nosotros, la clave está en tomar realmente la decisión de caminar de manera más sencilla, libre de prejuicios y estereotipos sociales, buscando solamente ser honestos e íntegros con nosotros mismos para poder ser cordiales y respetuosos con los demás.

Aprender a vivir de manera sencilla no requiere grandes conocimientos pero sí mucha decisión y compromiso para poder dejar a un lado paradigmas que nos hemos creado en nuestra mente y vivir la experiencia de ser libres si así lo deseamos, de manera que nos podamos desenvolver tranquilamente dentro de la sociedad, la familia, en el matrimonio, con nuestros hijos, los amigos y compañeros de trabajo.

La finalidad debe de ser al final del día dejar la sensación a quienes nos acompañan de que vale la pena que seamos parte de sus vidas y que nosotros tengamos la grata satisfacción de que podemos convivir armoniosamente con nuestras diferencias con cada persona a diario.

Aprender a vivir requiere trabajar con dedicación por aquello que hemos soñado y por tener relaciones sanas, planear nuestro día sabiamente para vivirlo al máximo sin perder tiempo en banalidades, porque el tiempo jamás regresa y perderlo es algo que puede costarnos una oportunidad de tomar la mejor decisión de nuestras vidas. Levantarse unos minutos antes y programar el día da la tranquilidad que cada cosa que es importante tiene su momento y lugar. La única manera que tenemos para hacer cada tarea a la vez y no sentir la frustración de que dejamos todo a medias es estar concentrados, hacemos una cosa y luego la otra para que todo fluya en armonía.

Debemos cuando sea necesario decir que no sin sentir la carga que defraudamos a alguien, es decir, si está en nuestras manos hacer algo por alguien, dedicar tiempo a algo siempre y cuando no nos separe de nuestras prioridades está bien, pero si algo nos afecta o no nos da paz, no pasa nada si decimos no.

Tenemos también que entender que no somos indispensables, todo fluirá en la casa y en el trabajo en un ambiente de cooperación no de autosuficiencia.

Otra forma de vivir de manera más sencilla es entender que no somos responsables del bienestar de los otros en cuanto a la familia, somos sólo proveedores de todo lo que necesiten para que estén bien pero no es nuestra responsabilidad si están o no satisfechos porque ellos dependen de sí mismos para estar felices y en paz, pidamos ayuda cuando sentimos que desfallecemos y sobretodo debemos aprender a separar los problemas reales de los imaginarios y de aquellos que no tienen suficiente importancia, que no afectan el curso normal de la vida.

La tensión y la angustia definitivamente están fuera de la lista. Cada situación de la vida puede impactar en dos formas: Como aprendizaje o como carga. Al aprender sabemos qué hacer para que no vuelva a suceder, las cargas simplemente nos detienen y ahogan causando confusión acompañada de angustia y ambas son puertas que se abren para dar paso a sentimientos más profundos cuyas raíces son difíciles de arrancar como la depresión, amargura, tristeza. Así que a diario debemos trabajar para tener la capacidad de entender que lo que podamos hacer será con gusto, lo que salga de mi alcance lo dejaré ir y fluir en armonía.

Es importante que tu identidad eres tú, la persona que eres, lo que piensas de ti y lo que crees de ti, no tu familia, ellos son solamente parte de ti, te acompañan en este mundo pero no definen quien eres. Para esto, los valores y principios con los que has crecido te ayudarán a formar tu identidad.

Por salud mental y emocional no nos envolvamos en habladurías, si hablaron o no de nosotros no es nuestro problema, eso es basura que no necesitamos en la mente, tiene que estar libre para llenarla de ideas creativas y pensamientos positivos.

Descansa cada día, ser rígido no es bueno para las personas pero sobre todo no olvidemos darnos esos tiempos para consentirnos y llenarnos de amor.

Vivir de manera más sencilla es muy fácil si aprendemos a desechar lo malo y retener lo bueno.

OLGA BEATRIZ PEREZ BERRELLEZA

 

{gallery}Categoria Entretenimiento/Articulos/2016articulo/marzo

Leave a comment