Después de vivir una bonita relación de noviazgo, se llegó por fin el día en el que Lizbeth Anahí Ochoa Portillo y Jesús Valdés Palazuelos se juraron amor eterno ante los ojos de Dios en una misa realizada en la Catedral de Nuestra Señora del Rosario.

La novia hizo su arribo al templo en una calandria sorprendiendo a todos sus invitados y caminó hacia el altar de la mano de su querido abuelo José Portillo Martínez, quien se mostró muy contento de poder ser parte de este bello momento.

Quienes también estuvieron sumamente felices por sus hijos fueron María del Carmen Portillo, mamá de la novia, María Elisa Palazuelos de Valdés y Serapio Eduardo Valdés Pineda, papás del novio.

La corte de honor estuvo conformada por Daniela Peraza y Mario Córdova, Ricardo Ríos e Isis Valdés, Felipe Gaxiola y Mariautzi Barrera de Gaxiola, quienes llevaron anillos, lazo y arras, respectivamente.

Luego de ser testigos de este acontecimiento tan importante para los novios, se trasladaron a un conocido salón de eventos para continuar con el gran festejo, en el que la novia fue sorprendida con la presencia de Río Roma, al interpretar su primer vals como esposos.

Detalles: La canción del vals fue “Tu me cambiaste la vida”.

 

Leave a comment