Los Hadid La icónica familia del mundo de la moda

Los Hadid La icónica familia del mundo de la moda

COMPARTIR

No hay mejor apoyo que el de la familia. Y los Hadid lo saben, ya que lejos de protagonizar escándalos y pleitos entre ellos para que aumente su popularidad, lo que han hecho es unir fuerzas para que los éxitos de unos y otros sean más mediáticos. Su fama no se debe únicamente a su ya conocido apellido, sino también a esforzarse por trabajar de forma impecable y con méritos propios.

Actualmente son la familia más importante en el mundo de la moda. Gigi y Bella Hadid son dos de las modelos más solicitadas por diseñadores, su madre, Yolanda Hadid, es una de las presencias más destacadas en el front row, y Anwar Hadid, el pequeño hermano, ya se abre paso con firmeza en el mundo del modelaje.

Por eso no es de extrañar que Vogue confiara en ellos para el cierre de la Semana de la Moda de Nueva York, donde además protagonizaron un homenaje a una de las películas más conocidas de Tim Burton, Beetlejuice.

Gigi Hadid, modelo

Con más de 43 millones de seguidores en Instagram, Gigi pertenece a la nueva generación de modelos que, en un alto porcentaje gracias a su belleza y con la ayuda de su popularidad y poder en redes sociales, han creado una nueva estirpe de tops/celebrities.

Su nombre es Jelena Noura Hadid y nació en Los Ángeles, tiene 23 años. En 2016 fue nombrada la modelo del año por los Fashion Awards, donde competía con su hermana menor, Bella.

Puede que para muchos Gigi Hadid sea una recién llegada en esto de la moda, sin embargo, lleva posando desde que era una niña. Fue descubierta por Paul Marciano, que la contrató para la publicidad de Baby Guess y Guess Kids cuando tenía 2 o 3 años. En 2012 dio el salto y se convirtió en la imagen de la campaña de Guess Jeans. Un comienzo prometedor para una carrera que incluye, ya, campañas para Maybellyne o Tom Ford y un posado para el calendario Pirelli.

Como el resto de chicas de su edad, Hadid es una fanática de las redes sociales y las utiliza a conciencia: “Los diseñadores valoran cuántos seguidores tienes antes de decidir si cuentan contigo. Ser activa en Instagram es una de las partes más importantes de la labor de la embajadora de una marca. Las firmas buscan un ºrostro que se identifique (y se relacione) con el público al que quieren atraer”, comentó en una entrevista para Vogue.

Bella Hadid, modelo

Bella Hadid hace tiempo que dejó de ser sólo “la hermana pequeña y morena” de Gigi para convertirse en una de las modelos más importantes de su generación.

Debutó sobre la pasarela con el desfile de Desigual, en la Semana de la Moda de Nueva York. “Siempre hemos apostado por personas en las que identificamos algo que las hace únicas y diferentes. En Bella vimos talento, fuerza y frescura desde el primer momento”, confirmaba Andrea Figueras, directora de comunicación de la firma catalana.

Desde entonces, su carrera no ha parado de crecer: Tommy Hilfiger, Jeremy Scott, Bottega Veneta o Missoni son algunas de las marcas para las que ha desfilado. Además, ha protagonizado campañas para firmas como Ralph Lauren o Balmain y ha vestido las ansiadas alas con las que todas las modelos aspiran a tocar el cielo.

Convertida en referente de estilo y paradigma de modelo curvilínea, asegura que han sido sus volúmenes los que le han abierto un hueco en la industria. “El mundo de la moda está abierto a distintos estándares de belleza. Cada mujer debería tener la libertad de celebrar su cuerpo, sin importar su talla”.

Bella Hadid iba a competir en equitación en los Juegos Olímpicos Río 2016. Sin embargo, la enfermedad de Lyme, que comparte con su madre y su hermano menor, le impidió participar y decidió centrarse en las pasarelas, ahora es una de las modelos más cotizadas y tiene más de 20 millones de seguidores en Instagram. 

Anwar Hadid, modelo

El más pequeño de los Hadid y también modelo. Anwar nació el 22 de junio de 1999 en Los Ángeles, California. Firmó en 2016 con la agencia IMG Models, la misma que lleva a sus hermanas mayores, y ha aparecido en portadas de Teen Vogue y Nylon.

Se le describe como un chico tierno y sensible que adora a sus hermanas y a su madre, Yolanda Hadid, quienes le han enseñado sobre el respeto y la amabilidad con todo el mundo. Los tres hermanos se criaron en un rancho de Santa Barbara y también sufre la enfermedad de Lyme.

Anwar, de casi 1,90 metros, también ha aprendido de sus hermanas la importancia de las redes sociales y de tener un estilo propio y parece que no le va nada mal.

Yolanda Hadid, la madre modelo

Es la matriarca del clan y la que ha transmitido a sus hijos el amor por la moda. Yolanda Hadid comenzó como modelo con 16 años en su Holanda natal hasta que fue fichada por la agencia Ford, una de las más prestigiosas de la época. Durante 15 años recorrió el mundo entre pasarelas hasta que conoció a Mohamed Hadid y decidió ser “una orgullosa esposa y madre”, según sus palabras. Se casaron, se mudaron a Los Ángeles y, como si de un cuento se tratara, tuvieron tres adorables hijos: Gigi, Bella y Anwar. Pero como esto es el mundo de los famosos y no un cuento, seis años después se divorciaron y Yolanda pasó a ser esposa televisiva incorporándose al reality The Real Housewife of Beverly Hills (La verdadera ama de casa de Beverly Hills).

Yolanda volvió a casarse –y a cambiarse el apellido– con David Foster, músico y productor musical. Sin embargo, la pareja decide separarse cuatro años después porque, según publicó la revista People, “David viajaba constantemente y no pasaban suficiente tiempo juntos”. Yolanda, ahora de nuevo con el apellido Hadid, no ocultó que le faltó el apoyo de su marido cuando le diagnosticaron, en 2012, la enfermedad de Lyme, transmitida por una garrapata, y que provoca desde erupciones cutáneas hasta artrosis, dolores musculares y fatiga crónica.

Mohamed Hadid, el padre multimillonario

Marido y padre de modelos, Mohamed Hadid es un promotor inmobiliario de origen palestino. Su padre fue el primer árabe en trabajar en Voz de América, el servicio de radio y televisión pública estadounidense por lo que la familia se trasladó a Estados Unidos antes de que Mohamed cumpliera la mayoría de edad. El camino no fue fácil. “Mi tatarabuelo era el príncipe de Nazaret, pero el año de mi nacimiento, 1948, fue también el de la creación del Estado de Israel. En consecuencia, nos marchamos y nos refugiamos en Siria, donde vivimos durante varios meses en un campamento”, contó Hadid a la revista Hola.

Una vez en Estados Unidos, comenzó su doble carrera. Por una parte, la deportiva, al convertirse en el único jordano en competir, en 1992 y en esquí, en unos Juegos Olímpicos de invierno; por otro lado, fue haciendo carrera en EE. UU. como promotor inmobiliario, especialmente en lo que a hoteles de lujo y mansiones se refiere. Se enfrentó –y ganó– al mismísimo presidente electo, Donald Trump, por un acuerdo inmobiliario en Aspen y se dedicó a engrosar una fortuna que se estima que está entre los 100 y los 200 millones de dólares. Con parte de ella, pagó el carísimo anillo que luce la modelo iraní, Shiva Safai, 30 años menor que él, con la que se casará próximamente.