Leucemia aguda en niños

Leucemia aguda en niños

COMPARTIR

Cada año más de 250 mil niños en el mundo son diagnosticados con cáncer. El cáncer infantil es considerado el milagro del hoy, porque se ha logrado cambiar el panorama de esta enfermedad catastrófica con el diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado e individualizado.

La leucemia aguda es la primera causa de cáncer en el niño, seguido de linfomas y tumores de sistema nervioso central.

La leucemia es una proliferación maligna de las células de la sangre llamadas leucocitos, proliferan en su forma inmadura de manera exagerada llegando a ocupar por completo la medula ósea e impidiendo la proliferación normal del resto de células de la sangre llamadas eritrocitos (anemia) y plaquetas (sangrados). Estas células malignas llamadas “linfoblastos (Leucemia Linfoblástica Aguda)” o “mieloblastos (Leucemia Mieloblástica Aguda)” invaden diferentes órganos como es el hígado, bazo, ganglios, sistema nervioso central y menos frecuentemente piel y testículos. Los principales síntomas en un niño con sospecha de leucemia son: Infecciones que no ceden a antibióticos, fiebre persistente, pérdida del apetito, cansancio fácil, sangrados o moretes con facilidad, crecimiento anormal de ganglios linfáticos, aumento de volumen de abdomen por crecimiento de hígado y bazo, sudores nocturnos, dolores en los huesos y articulaciones que no ceden con analgésicos.

Ante la sospecha de leucemia, se debe atender al niño en un servicio de urgencias pediátricas con personal capacitado para la atención inmediata y detección de urgencia hematooncológica que ponga en peligro su vida a corto plazo.

Los estudios diagnósticos que se deben realizar en un niño con sospecha de leucemia son, Biometría Hemática completa (se detectan alteraciones importantes en la sangre), pruebas de coagulación, valoración integral de los órganos (pruebas de función hepática y renal, ultrasonido abdominal, ecocardiograma), electrolitos séricos (sodio, potasio, cloro, magnesio, fósforo) y medición de la enzima deshidrogenasa láctica.

El diagnóstico definitivo se va a realizar con el estándar de oro que es el Aspirado y biopsia de medula ósea (punción del hueso de caderas o pierna), el cual se realiza bajo sedación para evitarle dolor al niño. Con la medula ósea que se obtiene se realizan diversos estudios para clasificar la leucemia: extendidos o frotis de medula ósea para clasificación morfológica, Inmunofenotipo (determinar célula afectada), cariotipo (alteraciones cromosómicas), RT-PCR o FISH para detectar alteraciones moleculares asociados a leucemia que nos ayudan a determinar el pronóstico y tratamiento.

El tratamiento consiste en quimioterapia dirigida de acuerdo al análisis de todos los estudios descritos, apoyándonos en la literatura y bajo consenso del grupo de hematólogos y oncólogos certificados para manejo de esta patología.

Hospital Ángeles cuenta con pediatra y urgenciólogo pediatra capacitado en el manejo integral ante la sospecha de esta patología; coordinados siempre con el equipo multidisciplinario (hematólogo, oncólogo y subespecialidades pediátricas que se requiera) realizando una atención inmediata y con los más altos estándares de calidad.

Por: Dra. Mirna Guadalupe Ríos Osuna

Hematóloga pediatra

Certificado Consejo Mexicano

de Hematología

Hospital Ángeles Culiacán

(667) 758-7700