La música del munco con Carlos Rudess

La música del munco con Carlos Rudess

COMPARTIR

Carlos Saúl Velázquez o Carlos Rudess, como lo conocen en el medio, nació en 1980 en Culiacán. Creció en una familia de doctores y maestros universitarios, se dedica a la música instrumental y toca diversos instrumentos. Estudió una carrera técnica en música en la Universidad Autónoma de Sinaloa, cuenta con una licenciatura en piano por parte la misma institución. Desde pequeño tuvo maestros particulares para cada uno de los instrumentos que ejecuta, entre los que destacan; Luis Galindo y Nacho Domínguez. Actualmente se desenvuelve como docente de la Unidad Académica de Artes, anteriormente llamada EMUAS, donde imparte clases de piano y guitarra en taller. Además, tiene participaciones en los eventos de la universidad que preside directamente el rector de la UAS. Cuenta con el apoyo incondicional de su esposa Martha y sus dos niñas; Marthita y Sarahí, quienes representan la fuerza y el coraje que lo cubren cada día para luchar y lograr materializar su sueño: consolidarse como uno de los mejores músicos de talla internacional.

Por otro lado y complementando su carrera musical, es productor y arreglista para diversos géneros regionales, además, interpreta de manera sublime música instrumental en reconocidos clubes sociales de la ciudad. Su gran talento en la ejecución de instrumentos de cuerda, como el piano y la guitarra, pero sobre todo los de viento, donde destacan tres tipos de saxofón; soprano, alto y tenor, sin olvidar el acordeón y la quena, lo han llevado a presentarse en varios escenarios del país.

Recientemente lanzó dos materiales videográficos; Feelings de Morris Albert, donde ejecuta la quena y el Saxofón; My way, popularizada por Frank Sinatra, estas producciones ya cuentan con miles de reproducciones.

Carlos Saúl define la música como un mundo sin límites, un espacio para expresar lo que realmente eres, sublimando problemas, trasformando mentes, realizando cosas muy positivas; un lugar donde puedes escapar y desconectarte por completo para encontrarse internamente y lograr potencializarse en todos los sentidos.

Desde niño mostró increíbles habilidades para la ejecución, sus maestros comentaban que era portador de un excelente oído musical, desafortunadamente al no haber crecido en una familia que se dedicara a esta profesión, no contó con el apoyo de quienes consideraba más allegados, por lo que tuvo que emprender camino por su cuenta.

Velázquez decide especializarse en piano, cuando sale la oportunidad de pertenecer a la Primera Generación de Licenciatura en Música de la UAS. El piano fue su primer instrumento a los cinco años y considera que es su fuerte de entre todos los que ejecuta, así mismo, comentó que él ya era maestro cuando se abrió la convocatoria para la licenciatura, por lo cual, sería un requisito para continuar su trabajo con la universidad. Conseguir su graduación no fue fácil. En esta etapa de su vida pasó por uno de los momentos más importantes, y es que para conseguir ese logro tuvo que interpretar de manera espectacular dos melodías; Flight of the bumblebee y La campanella, consideradas como piezas de gran dificultad para su ejecución, sin embargo, gracias a ello, demostró su gran capacidad artística, consiguiendo así un peldaño más en la escalinata de su trayectoria profesional.

El pianista cuenta con más de treinta años en la música, pero fue hace algunos años atrás que sintió que al fin estaba siendo escuchado, esto se lo atribuye a un proyecto que ha venido conformando durante un largo periodo, en el que complementa los diferentes instrumentos que maneja, ofreciendo un concepto de música instrumental internacional, al que le ha denominado Música del Mundo.

Sin embargo, además de lo duro que ha sido para el artista consolidar su trabajo, se suma a esto una tragedia familiar, pues hace un par de años mientras dormían, un corto originado en la sala de su residencia, terminó por incendiar la casa. Afortunadamente se lograron percatar a tiempo del incidente, lo que permitió poner a salvo a su familia, no así, a todo lo que había dentro del hogar. El fuego consumió todo en su interior, poco a poco frente a sus ojos veía como se desvanecían años de lucha y trabajo. Su reacción fue firme “estamos vivos y estamos juntos”, dijo a su familia mientras los vecinos ayudaban a sofocar el siniestro. Después de la tragedia todo su entorno se volcó en ayuda, la Universidad Autónoma de Sinaloa, a través del rector, maestros y alumnos, le brindaron apoyo a él y su familia con algunos enseres domésticos y equipo musical, pero sobre todo y muy importante, con trabajo, que es lo que más agradece.

Por otra parte, tiene en puerta el lanzamiento de un material discográfico, en el que toca los diversos instrumentos que maneja, dejando en claro su talento como músico, productor y arreglista. El multinstrumentista busca con este disco brindar su aporte musical a la sociedad, en donde interpreta covers famosos como; Yesterday, My Way, Feelings, Bésame la Boca, Careless Whisper, y otros más, con su estilo característico de tocar y con sus propios arreglos. Uno de los motivos que impulsó al pianista para realizar este proyecto, fue como una forma de agradecimiento a todas las personas que creyeron en él y en su trabajo, especialmente a los que le brindaron su apoyo con el pasado siniestro de su hogar y también para aquellos que en su momento intentaron frenar su carrera, pues confirmó que nada lo detendrá en su camino.

Por último, mandó un mensaje a quienes quieran incursionar en tan hermosa carrera como lo es la música. “Háganlo sin miedo. No se acerquen a la música pensando en si es o no negocio, pues eso los ayudará a descubrirse a sí mismos, lo único que se necesita es vocación y disciplina para hacer un buen trabajo”.