La ciencia de mantener la vida y la belleza

La ciencia de mantener la vida y la belleza

COMPARTIR

El área científica del Jardín Botánico Culiacán es mucho más que un espacio de reproducción y monitoreo de especies

En laboratorio o detrás del espesor de la sombra puedes encontrarlos. El equipo de biólogos de Investigación Científica trabaja todo el año porque el ciclo de la vida no tiene vacaciones.

Erika Pagaza Calderón, maestra en Ciencias y Directora Científica del Jardín Botánico Culiacán, explica que detrás de la imponente belleza de este lugar hay una amplísima y detallada labor de cuatro grandes áreas: Documentación, Señalética, Manejo de Colecciones y Reproducción.

Introducir una nueva especie al Botánico no sólo consiste en conseguir un ejemplar y plantarlo en una colección botánica, sino conocer de dónde viene, estar al tanto de sus necesidades específicas para reproducción y desarrollo, reconocer su potencial ecológico y sus usos. Todo comienza en el área de Documentación, donde se registran floraciones, características morfológicas y taxonomía de las especies. Esta parte del equipo también es responsable del Herbario, un espacio donde convergen la preservación y un escrupuloso trabajo que es considerado artístico incluso. Erika Pagaza explica que los ejemplares de herbario no conforman sólo un catálogo sino que conforman una biblioteca natural, “son fuentes de información para muchas áreas del conocimiento”.

Los montajes en herbario buscan representar a una planta como si estuviera viva, se deshidrata, se desinfecta y se montan sus hojas y sus flores, este ejemplar también sirve para trabajos moleculares y de identificación.

Y aquí es donde se abre la oportunidad para unirse a esta increíble labor: actualmente el Botánico ha abierto sus puertas para recibir voluntarios mayores de 14 años que quieran formarse como técnicos de montaje para herbario. “No tienes que ser biólogo para descubrir una especie. De hecho, los mejores taxónomos de algunos herbarios no fueron biólogos, sino gente común y corriente contratada como técnicos de montaje que, de tanto trabajar con una especie, se dieron cuenta de una anomalía”.

Como apoyo al área de Documentación trabajan los responsables de Señalética, una labor que implica reunir las principales características de una especie para que esté debidamente identificada en su exhibición.

En otra área, en Manejo de Colecciones, ser curioso es imperativo. Quienes pertenecen a este equipo mantienen una vigilancia constante sobre la flora y fauna del Jardín para conservar la salud de las plantas, sus polinizadores y mantener las plagas a raya. Uno de los grandes logros que tiene el Jardín Botánico Culiacán, resalta la directora científica, es que es uno de los más avanzados de México en manejo orgánico, con un 80% del manejo sin impacto ambiental grave, lo cual implica mantener el equilibrio ecológico al interior de este museo vivo. “En el Jardín tenemos que ser muy cuidadosos para que tú puedas andar con seguridad pero también con respeto hacia las otras vidas que andan por ahí”, recalca.

Por último, está el área de Reproducción, un equipo de trabajo meticuloso y sobre el cual recae una gran responsabilidad, en ocasiones de trabajo a contrarreloj porque alguna especie está en peligro de extinción.

“Es una responsabilidad bien fuerte pero también la emoción es intensa. Eso te da esperanza, el trabajo de reproducción se resume en una esperanza a futuro, garantizar que va a haber árboles para el futuro, garantizar que va a haber plantas para el futuro”.

Por: Alina Midori Hernández

BotanicoCLN

BotanicoCLN