La belleza de ser mujer

La belleza de ser mujer

COMPARTIR

Llegó el mes de mayo y como cada año es un mes especial porque se celebra el día más significativo que es el de las madres. Un día donde se rinde honor y se reconoce el arduo trabajo que desempeña cada mujer como parte vital del seno familiar siendo primeramente la que da vida y después con su amor, dedicación y entrega formar hijos que puedan ser seres humanos con buenos valores y principios dentro de una sociedad.

Pero la maternidad hoy en día es sólo uno de los muchos roles que la mujer desarrolla y si bien el ser mamá es muy demandante las 24 horas del día por toda la vida la mujer se ha tenido que incorporar poco a poco con el paso del tiempo a la dinámica de ser generadora de ingresos para el hogar y se ha convertido en pieza fundamental en el desarrollo cultural, político, científico, educativo y moral de nuestro mundo, entre muchas otras funciones que realiza arduamente a diario.

Si bien en la antigüedad sólo era considerada para el cuidado del hogar, los hijos, el esposo, sin tener libertad de opinión, con el tiempo y después de mucho trabajo y ardua lucha ha ido ganando espacios en los ámbitos ya mencionados rompiendo así con barreras que se habían levantado en contra del género y aunque en este tiempo se puede decir que las mujeres somos multifuncionales no debemos por ningún motivo olvidar nuestra esencia que es ser tiernas, cálidas, protectoras, dóciles y frágiles en un mundo plural.

Es tiempo de reconocer que aún con los cambios y todo lo que se ha ganado con el paso del tiempo existe todavía discriminación y violencia hacia nosotras, y es nuestra responsabilidad como madres de familia terminar con esto y lo digo por la sencilla razón que somos nosotras las que educamos y formamos los hombres que en este momento todavía nos persiguen y violentan.

Asumamos el rol que como mamá nos corresponde y dejemos formar machos en nuestras casas, formemos niños y jóvenes respetuosos de la dignidad de la mujer no enseñando que el padre tiene todo el derecho de violentar y maltratar a sus mamás porque desgraciadamente la falta de valores y principios del mundo actual provienen del seno familiar y es ahí donde debemos ya ponernos a trabajar.

Sin olvidar la importancia de nuestro rol dentro de la sociedad es necesario darnos a nosotras mismas el valor y lugar que nos merecemos reconociendo que somos personas extraordinarias, únicas, con cualidades y virtudes que nadie mas tiene y que tanto dentro de un hogar como en la sociedad somos indispensables para el equilibrio de la humanidad.

Siendo mujeres debemos reconocer que tenemos derecho en algún momento a llorar o sentir tristeza, pero eso no es signo de debilidad sino de fortaleza para levantarnos nuevamente, que en todas partes vamos a tener siempre el primer lugar y es porque aún en un mundo de igualdad la mujer tiene el lugar de preeminencia. Si hablamos científicamente la mujer tiene más años de vida que los hombres y es por la sencilla razón que desde pequeñas tenemos la cultura de la prevención, lo cuál nos permite mantenernos sanas y alertas a cambios que puedan surgir en nosotras, como mujeres somos libres de expresar nuestros sentimientos abiertamente a hombres como a mujeres sin ser señaladas y podemos pasar tiempo juntas sin sentirnos juzgadas o etiquetadas por nadie y sobre todo tenemos la capacidad de convivir y desenvolvernos en un ambiente rodeadas de hombres sin sentirnos intimidadas sino todo lo contrario, sabemos que en lo laboral tenemos las mismas capacidades y aptitudes.

Que la celebración del Día de las Madres trascienda a todos los días porque cada mamá de este mundo no sólo da vida, amor y estabilidad al esposo y a sus hijos sino que ejerce una función muy importante en función de la sociedad y la actividad mundial actual.

Feliz Día de las Madres con todo mi cariño, respeto y admiración.

Por: Lic. Olga Beatriz Pérez Berrelleza

Olga Beatriz Pérez Berrelleza

@olguitabpb