Información Médico-Quiropráctica sobre el dolor de cuello o cervicalgia

Información Médico-Quiropráctica sobre el dolor de cuello o cervicalgia

COMPARTIR

La mayoría de los casos del dolor de cuello se deben a una distensión de un músculo o de otra parte blanda (ligamentos, tendones). Este tipo de lesión también puede ser causado por una fuerza violenta (esguince cervical). Estos tipos de dolor de cuello muchas veces mejoran con el tiempo y tratamientos no quirúrgicos, tales como medicamentos y manipulaciones quiroprácticas. Pero si el esguince cervical persiste, empeora o es acompañado por dolor o adormecimiento del brazo, generalmente hay una afección específica que requiere tratamiento. Pueden producir un dolor de cuello la discartrosis cervical, una hernia discal cervical, la estenosis cervical y la artrosis cervical. Cada una de estas afecciones tiene síntomas y enfoques de tratamiento únicos.

La información presentada a continuación describe los síntomas de algunas de las causas más frecuentes del dolor de cuello crónico.

Dolor de cuello que se irradia

por el brazo

Un dolor que se irradia por el brazo, y posiblemente hasta las manos y los dedos, generalmente tiene su origen en una hernia discal cervical o una estenosis de agujero intervertebral que pinza un nervio en el cuello. El dolor puede estar acompañado por adormecimiento o hormigueo en los brazos o las manos. Estos síntomas pueden ser de aparición repentina o de evolución gradual.

Dolor de cuello que está relacionado con ciertas actividades o posturas

Un dolor de cuello de evolución lenta (generalmente de varios años) y que suele aparecer como resultado de ciertas actividades o de ciertas posiciones del cuello, generalmente es causado por una estenosis de agujero cervical. Generalmente es la compresión de una raíz nerviosa de un lado de la columna lo que causa la mayoría de los síntomas.

Dolor de brazo con falta de coordinación

Un dolor que se irradia por el brazo, y que es acompañado por síntomas como una falta de coordinación en brazos y piernas, dificultades con la motricidad fina y dolores punzantes intermitentes e infrecuentes, generalmente es causado por una estenosis vertebral cervical con mielopatía. Estos síntomas, que son causados por una hernia discal cervical o por cambios degenerativos en las articulaciones que pueden ejercer presión sobre la médula espinal, generalmente son de evolución lenta.

Dolor de cuello que persiste por más de unos meses y puede cambiar

de intensidad

Puede ser indicador de una degeneración discal cervical sintomática un dolor de cuello crónico leve que en ocasiones se recrudece, que empeora con ciertas posturas o actividades y que puede estar acompañado por un dolor de brazo.

Dolor de cuello que es peor por la mañana y al final del día

Paradójicamente, también hay pacientes para quienes el dolor es mayor por la mañana al levantarse y al final del día. Estas personas muchas veces se sienten mejor cuando están moviendo el cuello y generalmente prefieren los días asoleados y cálidos en vez de los de frío, lluvia y cielo cubierto. Estos síntomas son muy parecidos a los experimentados por los pacientes con artrosis de las articulaciones que apoyan el peso corporal (por ejemplo, las caderas y las rodillas). Se cree que los cambios artríticos en las articulaciones facetarias juegan un papel en estas personas.