Grace Kelly, la novia de cuento de hadas

Grace Kelly, la novia de cuento de hadas

COMPARTIR

En algunas ocasiones, los cuentos de hadas se hacen realidad. Grace Patricia Kelly fue una actriz de cine estadounidense ganadora de un premio Oscar y posteriormente Princesa consorte de Mónaco por su matrimonio con el príncipe Raniero III.

Tras comenzar su carrera de actriz en 1948, tres años después debutó en el cine con la película Catorce horas y al cabo de dos años, en 1953, con el estreno de Mogambo, se convirtió en una estrella de Hollywood y llegó a participar en un total de 11 filmes. Con sus interpretaciones, reunió varias nominaciones a los Globos de Oro y los premios de la Academia, ganando el Oscar a la mejor actriz por su papel en la película The Country Girl.

Cuando Grace se encontraba en la cima de su carrera, se retiró del mundo del cine, a los 26 años, para casarse con el príncipe soberano de Mónaco, con quien tuvo tres hijos: Carolina, Alberto y Estefanía.

Como princesa de Mónaco, logró que Mónaco se revitalizara, aumentando el número de turistas y de dinero, lo que hizo recuperar la economía monegasca. Además, en su rol de presidenta de la Cruz Roja, promovió una gala benéfica anual que obtuvo mucha relevancia y ayudó a la mejora del hospital, así como de otras infraestructuras hospitalarias de Mónaco.

Por su carrera cinematográfica, anterior a convertirse en princesa de Mónaco, está considerada como uno de los mitos de la industria y una de las divas más reconocidas de la historia del cine.

Primeros años y familia

Hija de John Brendan Kelly y de Margaret Katherine Majer, nació en Filadelfia el 12 de noviembre de 1929 con el nombre de Grace Patricia Majer Kelly, en el Hahnemann University Hospital. Era la tercera de los cuatro hijos que tuvo la familia Kelly, la mayor, Margaret Katherine, conocida familiarmente como Peggy, nació en 1925, dos años más tarde, en 1927, nació John Brendan Jr., más conocido como Kell. En 1933 nació la última hija, Elizabeth Anne, conocida como Lizanne.

Jack Kelly era un ex atleta olímpico muy respetado en Filadelfia. En plena adolescencia, Jack se aficionó al remo y lo convirtió en su obsesión, hasta el punto de que se buscó un patrocinador para poder participar en la Diamond Challenge Scull de 1919, la competición más reputada de este deporte, pero su solicitud fue rechazada. Un año más tarde, consiguió dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Amberes, una de ellas individualmente, y la otra por parejas con su primo Paul Costello. Después de esta hazaña organizó, con su hermano Charles, su propia fábrica de ladrillos Kelly for Brickwork, con la que se hicieron ricos. En 1917 conoció a la que sería su esposa, Margaret Katherine Majer, hija de unos emigrantes alemanes que se licenció como profesora de Educación Física en la Universidad de Temple, y que se casó con Kelly el 30 de enero de 1924. Ese mismo año volvió a ganar una medalla de oro con su primo en los Juegos Olímpicos de París.

Cuando nació Grace, la familia Kelly ya gozaba de una cierta bonanza económica y la hazaña olímpica de su padre hacía que fuera una familia conocida en Filadelfia. En otoño de 1934 sus padres la matricularon en el Academy of the Assumption, en Ravenhill, donde hizo sus primeros papeles en teatro interpretando a la Virgen María en las obras de Navidad y comenzó a practicar ballet, su primera vocación. Aquí se aficionó por leer obras de teatro, sobre todo de su tío George, quien había ganado un Premio Pulitzer en 1926 por su obra Craig’s Wife.

Con catorce años, en 1943, se matriculó en la Old Academy Players en el barrio de East Falls, que tenía un grupo de teatro donde ya había actuado su hermana Peggy para fundaciones benéficas.

Continuó sus estudios de ballet en el colegio femenino Bennington, en Vermont. Desgraciadamente, no se pudo matricular, ya que le pedían un año más de matemáticas que Grace no había cursado. Entonces decidió matricularse en el Academy of Dramatic Arts de Nueva York donde, a pesar de presentar su solicitud fuera de plazo, fue aceptada por ser sobrina de George Kelly. Así Grace se fue de su Filadelfia natal para ir a vivir en Nueva York.

Inicios como actriz

Mientras estudiaba en Nueva York, buscó un trabajo complementario a sus estudios de actriz, y curiosamente este trabajo era el mismo que había tenido su madre cuando era soltera: modelo. En aquella época publicitó cigarrillos, productos de limpieza y lencería. Incluso llegó a patrocinar la marca de cigarrillos Old Gold, que se anunciaba en grandes carteles en las calles céntricas de Manhattan. En 1948, justo después de terminar su primer año en el Academy of Dramatic Arts, actuó con The Bucks County Playhouse, en New Hope, Pensilvania, donde interpretó un papel de la obra de su tío George: The Torch Bearers. Al año siguiente le llegó la ocasión de actuar por primera vez en Broadway, con la compañía del célebre Raymond Massey, con una obra de August Strindberg titulada The Father, que se estrenó primero en Boston y, el 16 de noviembre de 1949, se estrenó finalmente en Broadway. Las críticas sobre la actuación de Grace fueron muy favorables y después de este éxito recibió numerosas ofertas para actuar en el teatro y en la televisión. En los dos años siguientes interpretó más de sesenta papeles dramáticos de todo tipo, en especial para televisión.

En cine

El éxito en la televisión le proporcionó la oportunidad de dar el salto a la pantalla grande, donde debutó con un papel poco relevante en la película de Henry Hathaway, Catorce horas. La película pasó inadvertida para el gran público, pero para Grace Kelly supuso el inicio de su gran carrera cinematográfica. Al poco tiempo la 20th Century Fox contactó con su agente para un casting para la película Taxi. El director Gregory Ratoff quedó encantado con la actuación, pero finalmente la productora decidió apostar por otra actriz.

Mientras trabajaba en teatro, recibió la oferta para actuar en la película de Fred Zinnemann, Solo ante el peligro, con Gary Cooper y Katy Jurado como compañeros de rodaje.

Poco después de terminar el rodaje, el legendario director de cine John Ford acudió al preestreno de la película y vio por primera vez a Grace Kelly actuar. Ford quedó satisfecho de la actuación y pensó en ella para su próximo filme aunque todavía tenía algunas dudas. Los elogios por parte de su amigo Gregory Ratoff le convencieron para contratarla para Mogambo, protagonizada por Clark Gable y Ava Gardner. Pero si Grace quería participar en esta película, tenía que firmar un contrato de siete años con la MGM. Finalmente accedió a firmar con las condiciones de que la dejaran vivir en Nueva York y que sólo rodaría tres películas por año. Esta película le brindaría un Globo de Oro a la mejor actriz secundaria y su primera nominación a un premio de la Academia, convirtiéndola en una actriz de renombre.

Estrella de Hollywood

Era el año 1953 y tras el éxito obtenido con Mogambo, la Warner Brothers pidió la cesión de Grace Kelly en la MGM para participar en una película de Alfred Hitchcock.​ Se trataba de Crimen perfecto, protagonizada por Ray Milland. El filme tuvo mucho eco, y la actriz quedó encantada con la manera de dirigir de Hitchcock.

La película, que en realidad se llamó Dial M for murder, se estrenó en 1954. Calificada en IMDb con 8,4 sobre 10, es una obra maestra basada más en el argumento y la dirección que en los mismos actores.

El año siguiente, la Paramount la llamó para participar en otro filme de Hitchcock, se trataba de La ventana indiscreta, protagonizada por James Stewart. Con el actor mantuvo una gran relación de amistad. Después de esta película Grace había participado con grandes leyendas del cine como John Ford, Clark Gable, Ava Gardner, Gary Cooper y James Stewart. Pero siempre lo había hecho en un segundo plano, nunca como protagonista, y era cuestionada por algunos críticos que no creían que pudiera protagonizar algún papel importante.

Ese mismo año también rodó una película sobre la guerra de Corea titulada Los puentes de Toko-Ri, interpretando a la esposa de William Holden, quien hacía de protagonista. Poco después de rodar, William Perlberg y George Seaton, quienes habían sido productores, le propusieron que interpretara un drama que había tenido éxito en Broadway, se trataba de The Country Girl. En este filme Grace volvía a compartir pantalla con Holden y esta vez también la compartiría con otro de los grandes del momento: Bing Crosby. La película supuso la segunda nominación de Grace Kelly por un premio de la Academia, pero esta vez como actriz principal.

El éxito le había llegado con otras productoras, por lo que la MGM la obligó a participar en una película justo después de terminar de rodar The Country Girl. Por eso una vez acabado el rodaje, viajó hacia Colombia donde se rodó Green Fire,​ una película que pasaría desapercibida por el público mayoritario.

A finales de año, después de que Grace rodara cinco películas en sólo ocho meses, Alfred Hitchcock la convence para actuar en su nueva película: To Catch a Thief (Atrapa a un ladrón) con Cary Grant de protagonista. De esta manera se convertiría en la primera actriz en actuar en tres películas consecutivas de Hithcock. La película se filmó en la Costa Azul francesa y fue gracias a ella que conoció Mónaco por primera vez y allí a quien sería su marido.

El año 1955 comenzó muy bien para Grace, ya que en febrero se celebró la entrega de los Premios Oscar y ganó la estatuilla a mejor actriz por su papel en la película The Country Girl. Este papel también le valió para ganar un Globo de Oro a la mejor actriz dramática.

El retiro

En 1955 mientras rodaba la película El cisne, inició su relación amorosa con el príncipe Raniero. Al terminar, MGM le presentó un nuevo proyecto, se trataba del filme Alta sociedad. Y se produjo un hecho que cambió por completo su vida, el príncipe Raniero III de Mónaco viajó hasta Filadelfia para pedir su mano.

Grace Kelly declaró más tarde:

«De pronto, el príncipe era uno más del clan Kelly. Él y mi padre tenían el mismo apretón de manos. Compartían los mismos gustos deportivos. Durante cuatro años, el príncipe había luchado porque su pequeño reino fuera algo más que un casino. Ambos luchamos por nuestra cuenta y eso es lo que nos unió».

El 5 de enero de 1956, el compromiso fue anunciado en el mundo. La noticia causó sensación en Hollywood, pero supuso que se retirara y finalizara su carrera cinematográfica, ya que el pueblo de Mónaco no podía permitir que su princesa apareciera de pareja con otros hombres en la pantalla.

Una vez finalizado el rodaje de Alta sociedad, anunció a la MGM que se retiraba, rompiendo así el contrato que aún tenía en vigor con la productora. Su presidente, Dore Schary, accedió a dejarla marchar. En cuanto a Alfred Hitchcock, dijo, resentido por la pérdida de su actriz fetiche:​ «Casarse con un príncipe está en el camino de éxito de Grace. Lo ha hecho con la facilidad de un trapecista. Pero no sé si la plataforma donde debe aterrizar será demasiado estrecha».

En 1956 se estrenaba su último filme finalizando así una carrera donde constaban 11 películas, un Oscar y dos Globos de Oro.

Princesa de Mónaco

El 4 de abril de 1956, Grace, junto a su familia, sus damas de honor y su caniche, y junto con más de 80 piezas de equipaje embarcó en el transatlántico SS Constitution con destino a la Riviera francesa. Unos 400 periodistas solicitaron realizar el viaje en el barco, aunque la mayoría de ellos fueron denegados. Miles de fans despidieron a la comitiva en el puerto, al comienzo de la travesía de ocho días. A su llegada, más de 20.000 personas se agolpaban en las calles para saludar a la futura princesa consorte.

Contrajo matrimonio civil con el príncipe Raniero el 18 de abril de 1956 en el Salón del Trono del Palacio de Mónaco. La boda religiosa tuvo lugar un día después, en la Catedral de Mónaco. Grace llevó un traje de novia diseñado por la estadounidense Helen Rose.

A partir de entonces su vida y su trabajo estuvieron dedicados por entero a su familia y a su nuevo país. Su figura y elegante estilo dieron un nuevo impulso al Principado de Mónaco, el cual creció económicamente gracias al turismo de lujo y a la llegada de grandes fortunas e inversionistas, atraídos por las concesiones económicas y ventajas fiscales impulsadas por Raniero. Esta pujanza, y la consolidación de una familia reinante con descendencia, garantizaron la pervivencia de Mónaco como estado independiente, en lugar de ser anexionado por Francia.

El matrimonio tuvo tres hijos: la Princesa Carolina, nacida el 23 de enero de 1957, el Príncipe Alberto II, nacido el 14 de marzo de 1958 y la Princesa Estefanía, nacida el 1 de febrero de 1965.

Su trágica muerte

El 13 de septiembre de 1982, Grace sufrió un accidente de automóvil cuando conducía por una carretera cercana a Mónaco, la misma que aparece en la película Atrapa a un ladrón, donde ella y Cary Grant hacen un picnic.

Llevaba a su hija Estefanía como acompañante, quien salió ilesa y de quien se rumoreó que era la que conducía el coche en el momento del accidente, a pesar de tener diecisiete años.​ Al día siguiente, la princesa murió sin recobrar el conocimiento en el Centro Hospitalario Princesa Grace; tenía 52 años.

Fue enterrada en la Catedral de San Nicolás el sábado 18 de septiembre de 1982. Acudieron representantes de todas las Casas Reales del mundo, entre ellos reyes, reinas, príncipes, grandes duques y Jefes de Gobierno de algunas repúblicas. Raniero III, quien nunca pudo superar la pérdida de su esposa, fue sepultado junto a ella cuando falleció, el 15 de abril de 2005.