Genera salud amándote a ti mismo

Genera salud amándote a ti mismo

COMPARTIR

Al estar trabajando los diferentes sistemas de creencias en mí misma y con muchísimas personas en consulta o los diferentes cursos y talleres, me he dado cuenta que a nivel colectivo nos enseñan a vivir queriendo a los demás más que nosotros mismos o buscando ser quienes no somos, hacer cosas que no queremos, que nos hacen infelices y muchas cosas más para que nos quieran o sentirnos queridos. Esto genera una gran deficiencia en la autoestima, genera diferentes tipos de creencias limitantes, carencias emocionales muy grandes, que se van desencadenando en diversas actitudes que nos alejan de nosotros mismos y de ser saludables.

Quiero que sepan que no hay nada de malo en querer a los demás, de hecho, es sano y natural. Sin embargo, no puedo dar lo que no tengo, si yo no me quiero y me respeto a mí, difícilmente podré hacerlo con los demás.

De forma consciente o inconsciente aprendemos a juzgarnos y criticarnos constantemente, por no ser como debería, por no hacer lo que dicen los demás, por no lucir como dicen los demás, así vamos formando diversos hábitos mentales o pautas mentales que nos llevan a estar en una lucha interna, en una pelea interminable con nosotros mismos que no para, que enferma, que nos aleja de querernos y aceptarnos.

A través de este escrito busco que te hagas consciente de ti, que te descubras, que te conozcas, que te des cuenta qué tanto te quieres o qué tanto te desprecias. De cómo a través de tus pensamientos y relación contigo te llevas a estar en un malestar constante o en un bienestar. Generalmente la relación que llevas con tus personas más cercanas (pareja, hijos) es semejante la relación que llevas contigo mismo.

Nuestro cuerpo es sumamente sabio y cada vez que tengas un malestar, sensación, es tu cuerpo hablándote, mostrándote algo, hablándote de ti. En mi experiencia, lo que he visto es que a la gran mayoría tampoco nos enseñan a escuchar a nuestro cuerpo sino a callarlo, con una pastilla-medicina. Yo no digo que no consumas medicamentos, sin embargo, te invito a que escuches primero lo tu cuerpo te quiere decir y te atiendas con un médico, pues se dice que cada enfermedad va relacionada con alguna emoción no resuelta o expresada.

Te invito a que te hagas consciente de ti, de lo que piensas, de cómo te hablas, que observes cuáles son tus primeros pensamientos del día, ¿qué te dices?, ¿cómo te hablas?, ¿cómo te tratas? Siempre les digo a mis pacientes ‘no te preocupes por lo que dicen de ti, ocúpate de cómo te tratas a ti mismo y cómo te hablas’, pues la mayoría de las veces estamos destruyéndonos o enfermándonos a nosotros mismos más que alguien externo.

Amarnos a nosotros mismos, escucharnos y atendernos es salud, puesto que cuando me amo y me respeto cuido lo que como, me aseguro de hacer ejercicio, de buscar espacios, personas y pensamientos positivos que sumen a lo que soy, sin que resten, ni a mi salud, ni a mi energía, ni a mi vida.

La persona más importante de tu vida eres tú, tú eres el único que piensa por ti, come por ti, duerme por ti, ama por ti, descansa por ti, a ti te toca hacerte cargo y generar salud en tu vida, de hecho, eres el único responsable por tu bienestar.

Ámate, quiérete, perdónate, son los principales requisitos para tener una vida sana y feliz.

Por: Karla Rochín del Rincón

Lic. Ciencias de la Comunicación, Maestría en Psicoterapía Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing, Terapeuta de Gemas del Glaciar, Programa de Liderazgo, Diplomado en Programación Neurolingüística y Desarrollo Humano, Maestro Interior, Couch de Vida.

Sesiones y cursos online.