Gary Pepper Girl y sus cinco vestidos de novia

Gary Pepper Girl y sus cinco vestidos de novia

COMPARTIR

La fashionista más espectacular  del 2018

Nicole Warne —o como sus 1.7 millones de seguidores en Instagram la conocen, Gary Pepper Girl—, una de las más influyentes bloggers de moda, se casó con el fotógrafo Luke Shadbolt en Wanaka, Nueva Zelanda este año y su boda fue un sueño en redes sociales.

En primer lugar, estaba el escenario perfecto: un viñedo con vista panorámica a la montaña y el lago. Luego, estaba el vestuario, el cual lució todavía más high fashion en contraste con el paisaje rústico. Durante tres días de celebración, la novia lució cinco looks personalizados, cada uno más digno de un “doble tap” en Instagram, comenzando con un top y pantalones del diseñador australiano Toni Maticevski, para el cóctel que se celebró la noche anterior a la ceremonia.

“Sabía que quería comenzar el fin de semana de mi boda con un look a la medida”, explica Warne. También consideró usar un traje, pero temía sentirse víctima de la tendencia, por lo tanto decidió utilizar dos piezas muy elegantes. Con escote de un hombro y una cola asimétrica, hizo una declaración contundente. “Por fin entendí lo que todo mundo se refería sobre lo especial que es utilizar un vestido de cola en tu boda. En mi caso, los cuatro de mis cinco vestidos de novia tenían un tren, por lo que definitivamente recibí el memo”.

El proceso de diseño del vestido comenzó seis meses antes, durante la Fashion Week, cuando Warne asistió al desfile de Valentino primavera – verano 2017 en París. “Estaba muy agradecida de que la colección estuviese llena de vestidos ondulantes con adornos preciosos, siempre es una experiencia diferente ver los vestidos en movimiento en la pasarela, que tocarlos y analizarlos de cerca”.

Al día siguiente, se reunió con el equipo de Valentino para revisar los modelos y examinar los detalles, desde telas hasta siluetas y adornos con los que le gustaría caminar hacia el altar. Dos semanas después, Warne estaba desayunando en un hotel en Seattle cuando recibió un paquete del director creativo de Valentino, Pierpaolo Piccioli; eran los primeros bocetos del vestido de novia. “Comencé a llorar y Luke comenzó a preocuparse porque pensó que había recibido una noticia terrible, pero fue todo lo contrario”, “al recibir los primeros bocetos por primera vez sentí que mi boda era real”. Mientras que Warne solo esperaba un boceto, Piccioli le había mandado tres. ¡Una novia necesita opciones!

Con los bocetos como punto de partida, Warne echó un vistazo a los archivos más antiguos de Valentino en búsqueda de detalles adicionales que podrían recrear el gran día, brindándole su feedback a lo largo del camino. En definitiva, dos vestidos Haute Couture Fall 2017 de Valentino llamaron su atención, por lo que Piccioli fusionó elementos de ambos, con telas y bordados que seleccionó Warne. El resultado final fue un vestido único de organza de seda con mangas completas en lona crepe de cady y un recorte en el centro. “Quería que mi vestido de ceremonia fuera un equilibrio entre lo atemporal y lo moderno”, dice ella. “Siempre me he interesado por las mangas largas, son muy chic y sofisticadas, y los detalles recortados le dieron al vestido un giro nuevo e inesperado”.

Igualmente de llamativos fueron los intrincados adornos y bordados, que le tomaron a unas 20 personas crear durante un mes. Mientras que las flores y las hojas estaban hechas de tul cosido con hilo de plata, los pétalos de organza plisados a mano con una mezcla de lentejuelas transparentes e iridiscentes, cristales y piedras de vidrio. Unas 936 horas después, el vestido soñado de Warne estaba completo. Pero no fue hasta su primer fitting con el diseñador en el atelier de Valentino en Roma. “No sabía qué esperar y entré a su Showroom para encontrarme con dos versiones de mi vestido de novia, junto con seis variaciones de bordados y adornos colgados en la pared detrás de ellos”, recuerda, “No esperaba que hubiera opciones, así que sentí que estaba entrando en un sueño”.

Por recomendación del diseñador, Warne terminó el look con un velo de longitud catedral. “Nunca planeé usar un velo, ya que lo consideraba demasiado nupcial para mi”, dice, “pero tan pronto como vi el primer boceto de Pierpaolo, comencé a visualizarme con él y no pude sacarlo de mi mente”. Según la novia, el accesorio tradicional marcó la diferencia: “Pasé de 0 a 100, y estoy muy agradecida de haber tomado la decisión de utilizarlo”.

Para la recepción, Warne se cambió a un vestido strapples de Laura Kim y Fernando García de Oscar de la Renta. Al igual que el Valentino, también fue la culminación de un riguroso proceso de diseño. Warne comenzó creando un moodboard con sus vestidos favoritos de las colecciones pasadas de Kim y García, incluido el vestido que utilizó Brie Larson en los Premios de la Academia en 2017. “Laura y Fernando enviaron el vestido que Brie utilizó en los Premios para usarlo como referencia. Pensamos en distintas formas de cómo hacerlo diferente, pero nos dimos cuenta que era extraordinario tal y como es”. Los diseñadores recrearon el vestido de Larson en terciopelo blanco como un punto muy acertivo. “No pude bailar en él”, admite Warne, “fue perfecto para crear un espectáculo dramático cuando todos estaban cenando”.

Una vez que los platos fueron despejados, Warne se puso un vestido de raso blanco de otro diseñador australiano, Dion Lee. “Dion siempre es mi opción para todas las ocasiones de mi vida. Me enamoré de este vestido cuando lo vi por primera vez hace años, le pedí a Dion que no cambiara nada”. Lee recreó el vestido en marfil, pero mantuvo el resto iguam el cuello asimétrico y el detalle recortado incluido. Me permitió moverme y fue el vestido perfecto para bailar toda la noche”

Al llegar la mañana, Warne se cambió a su quinto look para el brunch post boda. “El tema era Hamptons chic”, dice Warne, “así que todos estaban relucientes”. Para esto, la novia reclutó a sus amigos Michael Lo Sordo y Ryan Storer, quienes crearon un vestido de seda con acentos de cristal de Swarovski que fueron los suficientemente sutiles para el día. “Fue una verdadera fusión de amor” dice, “fue especial tener a los dos conmigo en la celebración, especialmente porque todas las mañanas me ayudaron a vestirme”. Después de todo, detrás de toda novia moderna hay un equipo de expertos, que no solamente la hacen insta-ready, sino que también le ayudan a prepararla para un día que durará toda la vida.

Con el hashtag #LoveBolt podrás encontrar detalles de su boda, en la cual surgen excelentes ideas y tendencias, como las paredes de flores. Artículo con información de Vogue.com