Por su trayectoria intachable como contador público certificado, Federico Rosas García fue galardonado por la Federación Nacional de la Asociación Mexicana de Colegios de Contadores Públicos (FNAMCP), Asociación Civil.

El actual director de Fiscalización en el Gobierno de Sinaloa dice sentirse muy agradecido y bendecido porque en la vida uno va día a día haciendo la labor que le corresponde.

“Es una satisfacción muy grande, en lo personal y profesional, les agradezco a todos los que confiaron en mí y tuvieron a bien considerar mi trayectoria como contador público. Soy una persona a la que le ha costado mucho estudiar. Gracias al empeño y buen trabajo, me ha tocado estar en puestos de decisiones y de riesgo. Son puestos muy sensibles, mis servicios siempre han sido en el área tributaria, del 90 porciento en el servicio público, en la Secretaria de Hacienda; en el SAT Federal duré 25 años trabajando y en los últimos 15 años, en el gobierno federal he estado con nivel de director”, comparte Federico García Rosas.

El contador público nació el 17 de octubre de 1964 en un poblado del municipio de Choix, colindando con Sonora, donde estudió la primaria; la secundaria y prepa la realizó en Ciudad Obregón, Sonora; inició sus estudios universitarios en el ITSON, pero al no contar con los recursos, se vino a estudiar a Culiacán, donde se graduó como contador público en la Universidad Autónoma de Sinaloa; tiene Diplomado Automatizado en Impuestos (ITAM); certificación en áreas de Contabilidad Gubernamental por la Asociación Regional de Contadores Públicos, Colegio de Culiacán A.C.; certificación por áreas Fiscal Asociación Regional de Contadores Públicos, Colegio de Culiacán A.C.

La superación y las ganas de salir adelante siempre han sido las bases para una buena trayectoria, así que desde que realizaba su carrera, trabajaba para poder solventar sus estudios; su primer trabajo fue de office boy haciendo trámites y papeleos. Al año, recuerda, el contador público Mario Astorga Padilla, le dio la oportunidad en su despacho donde aprendió un poco más, y lo deja como auxiliar de una constructora, al tiempo le da el cargo de contador.

¿Porqué decidirse por la fiscalización?

“Fíjate, que creo que ya se trae, es un tema de intuición, aparte porque es muy retador analizar e interpretar un estado financiero, analizar una declaración, ver la contabilidad y saber dónde están las desviaciones u omisiones; las planeaciones agresivas, para mí siempre fue un reto encontrar irregularidades, pero ¿qué hay atrás? esa es nuestra chamba; tomamos en cuenta el giro, el régimen, la actividad, los proveedores, control interno, retenciones, contratos, todo, pero ahora con las nuevas tecnologías y programas prácticamente nos dan todo, y antes era manual y ese era el chiste”.

Carrera laboral

En 1984, Federico Rosas Flores inicia su carrera laboral en la Secretaría de Hacienda como ayudante de auditor hasta llegar a ser Administrador de Auditoría, aquí en Culiacán; se ha desempeñado también como Subdirector de Fiscalización del Gobierno de Sonora; Director de Ingresos para el municipio de Mazatlán, Sinaloa; fue Administrador Local de Auditoria Fiscal del SAT Culiacán y Mazatlán; Administrador Local de Auditoria Fiscal del SAT en Nogales, Sonora; Director del SATES, Sistema de Administración Tributaria del Estado de Sinaloa, y Director de Auditoría del Gobierno del Estado de Sinaloa.

Su trabajo, comenta, abarca toda la parte operativa y la ejecución del proceso de fiscalización y recaudación,  el SATES, dentro de sus facultades que tiene el Código Fiscal del Estado está el vigilar el cumplimiento de obligaciones en materia estatal, y también el gobierno federal le pasa mes con mes una serie de contribuyentes en materia de contribuciones federales, es en esta área la de recaudación donde la procesan y se hace el requerimiento, ya sea multas, medidas de apremio, un aseguramiento de cuentas, trabar un embargo a un bien inmueble, inmovilizar algún vehículo o razonarlo para que no se pueda vender o en su caso presentar alguna querella por obstruir las funciones del estado en materia tributaria.

“Nosotros llegamos a la determinación de un crédito o hasta el proceso de cobranza, como lo establece el propio código de irse a los tribunales o a la  dirección jurídica del SAT. Como fiscalizadores y recaudadores se nos facilita mucho la información procesada y cuando emitimos un acto de molestia es muy efectivo y certero que al que molestemos es porque realmente tiene por ahí una irregularidad y pues si se amerita el acto de molestia lo invitamos a que pague y si no tiene pues está el area de defensa, jurídico y el tribunal de la fiscalía”, abunda.

“El éxito en el cargo se debe al buen trabajo en equipo que realizamos, tenemos muy buena coordinación con el SAT Federal y una excelente comunicación con el Seguro Social que nos provee información; con el Registro Público, Agente de Comercio Exterior. Hoy en día la contabilidad no es tan tediosa como antes ya que hay muchas tecnologías como programas en la computadora que nos ayudan a hacer las cosas de una forma mas eficaz y rápida por la cual el contador hace las cosas de una forma más veloz”, dice.

Como servidor público, Federico Rosas Flores tiene sus límites y normas, pero también un sentido de flexibilidad y objetividad y sobre todo con transparencia, buscando el cómo sacar adelante e incondicionalmente el problema de un contribuyente.

“Eso me ha ayudado mucho y las personas que me conocen, con las que he trabajado, llámese compañeros que están a mi cargo y superiores me han comprado ese estilo y me han dado el voto de confianza y se siente muy bonito  que te reconozcan la trayectoria, es una satisfacción que no pase desapercibido y lo cual me compromete continuar siendo un sinaloense ejemplar y servir con mucha responsabilidad al estado en las tareas que me encomienden o se requiera.”

Rosas García ha compartido sus conocimientos como docente en universidades de Sonora y Sinaloa; en 2017 fue reconocido con el premio al Fiscalista del Año, por una organización de contadores a nivel nacional, y en 2018, en León, Guanajuato, le entregaron la presea Aida Bartnicky Castañeda como Contador del Año.

“Todos estos premios han sido por el buen desempeño realizado en puestos de mando y dirección; colaboramos ya en decisiones fuertes que marcan el rumbo de un estado en la parte fiscal, a los colegas y fiscalistas, y altos mandos les ha gustado como se han cerrado los números en Sinaloa, lo han avalado y eso ha sido el detonante para que yo esté a cargo de una dependencia como lo es la Dirección de Fiscalización”.

“En la vida uno hace su tarea diariamente y yo comparto la idea de la Madre Teresa de Calcuta, hay que dar hasta que duela y cuando duela dar aún más”, finalizó.

Leave a comment