Escucha a tu cuerpo

Escucha a tu cuerpo

COMPARTIR

El dolor y la enfermedad son maneras que nuestro cuerpo utiliza para alertarnos y avisarnos que necesitamos corregir algo. Es por ello, que cuando te mires al espejo, debes observarte muy detalladamente, sin pasar por alto ciertos sutiles indicadores del estado de tu salud.

A continuación, te decimos las cuatro maneras comunes en las que el cuerpo nos habla:

Lengua de otro color

Una lengua sana presenta un color rosado. Por eso, si observas que está blanca o amarillenta, puede ser una señal de anemia, especialmente si tienes también sensación de fatiga y poca energía. También, cabe la posibilidad de que se deba a un problema gástrico, como acidez o ardor, a una hernia de hiato, una úlcera de estómago o una gastritis.

Venas rojas en el ojo

Este tipo de hemorragias se produce por las mismas causas que los hematomas que aparecen en otras zonas del cuerpo. La razón es una rotura de los capilares y, como consecuencia, los vasos sanguíneos se extravasan. Hay múltiples causas: puede ser un problema de hipertensión, por un sobreesfuerzo físico o por estar tomando medicamentos como la aspirina.

En este último caso, lo más aconsejable es acudir al médico y que sea él quien cambie el tratamiento, ya que para paliar el dolor existen otro tipo de medicamentos, como el paracetamol, que no afectan al flujo sanguíneo.

Mejillas enrojecidas

A veces, aparecen unas manchas rojas en la cara, y no sabes por qué.  Pueden deberse a la histamina, que es una amina biológica involucrada en reacciones inmunes locales. En ocasiones, el organismo la produce como respuesta a grandes cantidades de alimentos (chocolate, tomates o ciertos frutos rojos).

Incluso después de que estos alimentos sean digeridos por el cuerpo, la histamina perdura en el organismo y tarda hasta 48 horas en desaparecer. Se trata de una reacción normal del cuerpo, no un síntoma de alergia, así que puedes seguir comiendo este tipo de alimentos todas las veces que quieras.

Piernas hinchadas y doloridas

Es un síntoma de algún tipo de trastorno circulatorio. Les pasa a muchas personas, sobre todo mujeres, que  tienen que permanecer mucho tiempo de pie o sentadas. En estos casos, es bueno tener las piernas en alto durante, al menos, 20 minutos. Aprovecha cuando estés en el sofá viendo la tv o leyendo en la cama.