¿Es mi pareja o mi dispareja?

¿Es mi pareja o mi dispareja?

COMPARTIR

Con gran ilusión se inicia una relación de pareja, nos enamoramos, pasa el tiempo y… ¿te has preguntado alguna vez: “es mi pareja o mi dispareja”? En una convivencia entre dos, las necesidades, los deseos, los valores, las creencias, las percepciones… son diferentes, y por eso es importante lograr una buena comunicación para poder llegar a acuerdos. Pero, ¿por qué a veces es difícil entender las diferencias del otro? Muchas de estas disparidades se deben a cuestiones cerebrales y es conveniente conocer esta información que te comparto, ya que de esta manera evitamos culpables y nos hacemos responsables y empáticos, logrando así más equilibrio, tranquilidad y felicidad dentro de la relación.

¿Por qué él no puede hacer varias cosas a la vez?

Las dendritas (que son ramificaciones que conectan a las neuronas), son más extensas en la mujer que en el hombre; por otro lado, cuando en la mujer se activa el lenguaje, sus 2 hemisferios cerebrales funcionan al mismo tiempo, y dichos hemisferios están unidos por el cuerpo calloso para transmitir información entre ellos… en la mujer el cuerpo calloso es más grande que en los hombres. Cuando una mujer comunica alguna idea, en su cerebro se activan ambos hemisferios, a diferencia que en el hombre con quien se activa solamente un hemisferio que es el izquierdo. Por todo lo mencionado en este párrafo es que el cerebro femenino tiende a llevar a cabo varias cosas diferentes al mismo tiempo o poder seguir más de 2 instrucciones simultáneas, y en el hombre, su cerebro está predispuesto para elaborar una sola tarea a la vez.

¿Por qué ella al hablar no va “al grano” y él habla con frases cortas?

En el hemisferio izquierdo se encuentran el área de Broca (función motora del lenguaje) y el área de Wernicke (desarrollo semántico del lenguaje); y como en el párrafo anterior mencionamos, en hombres la información lingüística está más lateralizada, y en las mujeres los dos hemisferios procesan la información requerida. Por otro lado, la mujer comunica emociones y sentimientos, y el hombre pensamientos; y transmitir reacciones afectivas requiere de más tiempo y palabras que expresar pensamientos. También, el diálogo femenino está influido por la asociación, que requiere de más vocablos. En promedio el hombre utiliza 3,000 palabras al día y la mujer poco más de 8,000. La comunicación es un punto esencial en el trato con el otro y hay quienes esperan comunicarse con la pareja del sexo opuesto de la misma forma que lo harían con la persona del mismo sexo, ¿entiendes ahora la importancia de tomar en cuenta este aspecto de nuestra biología?

¿La forma de conquistar es diferente?

Dice el dicho: “Las mujeres se enamoran de lo que oyen y los hombres de lo que ven, por eso los hombres mienten y las mujeres se maquillan”. Y una parte de esta frase, revela una gran verdad biológica.

En términos científicos, a ella se le enamora por sus lóbulos parietales y temporales; a él, por su lóbulo occipital… y ¿qué significa esto y por qué es así?

Si lo que le dices a una mujer es agradable para ella y si existe contacto físico agradable (abrazos, tomarlas de la mano, etc.), será más fácil que se enamore y esto es debido a que el lóbulo parietal es el encargado de la percepción y desarrollo del sentido del tacto; los estudios demuestran que en las mujeres la percepción táctil es 10 veces más sensible que en los hombres por lo que el contacto físico es más significativo en las mujeres convirtiéndose el tacto en uno de los sentidos más importantes para apreciar el amor y el afecto de otras personas hacia ellas; por otro lado, el lóbulo temporal de las mujeres es de 10 a 12% más grande que el del hombre, y una de las funciones de éste lóbulo es la percepción auditiva, por lo que la mujer tiene mayor capacidad para percibir sonidos, tonos y palabras… el decirle a una mujer unas lindas palabras, un piropo bonito, activará su cerebro produciendo así grandes dosis de serotonina, provocando el cerebro un estado semejante al enamoramiento (la serotonina contribuye al bienestar y la felicidad).

En el caso del hombre, su lóbulo occipital se acelera rápida y vigorosamente al ver a una persona que para él es atractiva ya que hay una fuerte producción de testosterona, la cual ocasiona una sobreactivación del sistema límbico dando como resultado el deseo apremiante; también se ha encontrado mayor actividad en el tallo cerebral masculino cuando ellos contemplan a una persona hermosa; y así es cómo se inicia la conquista del hombre. Esta parte, está muy relacionada con la intimidad y la sexualidad en la pareja.

En general, las diferencias entre hombres y mujeres mencionadas en este artículo suelen ser de esta forma, sin embargo, recuerda que existen excepciones.

El conocer de fondo las desigualdades entre los cerebros femeninos y masculinos, nos ayuda a que resulte más fácil convivir no solamente con tu pareja, sino también en la forma de educar a tu hijo(a), en la convivencia con tus padres, con compañeros o compañeras de trabajo, amigos, etc. Cuando haya una diferencia de percepción, sentimiento o acción en tu pareja, recuerda no tomártelo siempre personal ya que, como estuviste leyendo, en ocasiones, éstas tienen su base biológica. Y aunque aquí te estoy aportando un poco de información, te invito a documentarte más en este tema para que puedas tener empatía y entender la situación desde la percepción y posición del otro, y así poder tener una mejor comunicación, logrando más armonía en tus relaciones.

Analiza esta información y observa qué está afectando en el trato diario con tu pareja y qué puedes hacer al respecto para mejorarla y motivarla; creo que eres capaz de lograr mucho, y si por alguna razón se te dificulta, se vale pedir ayuda y acudir a terapia de pareja.

Nota: Los datos científicos fueron recabados de información perteneciente a la Dra. Marianne Legato, el Dr. Jesús Amaya y la Dra. Evelyn Prado.

Por: Diana Leticia Bon Buelna

Psicóloga

Cel. (667) 137-5788

dianaleticiabb@gmail.com

Instagram: psic.dianaleticiabon

Facebook: psicologadianaleticiabon