Encounter: una experiencia introspectiva

Encounter: una experiencia introspectiva

COMPARTIR

La pieza Encounter del artista norteamericano James Turrell es una de las más de veinte piezas que componen la colección de arte del Jardín Botánico Culiacán. Más que una obra de arte, este pequeño observatorio del cielo, es una experiencia sensorial para quien la visita.

El Encounter ubicado en el Jardín es uno de los más de ochenta skyspace creados por el artista nacido en Los Angeles. Los skyspace o miradores del cielo, son cámaras con dimensiones proporcionadas y un orificio en el centro del techo. Los colores del cielo se combinan con un juego de luces proyectadas alrededor y curadas especialmente para cada época del año. La experiencia sólo puede ser disfrutada en el amanecer o en el atardecer.

En el Jardín Botánico a menudo nos preguntan, ¿qué es lo que hace especial esta pieza? Creo que son muchas las características que hacen del Encounter una experiencia diferente. Una de ellas es el trasfondo del artista. Turrell viene de una familia de cuáqueros, una religión pacifista derivada del cristianismo. Una de las características de esta religión son las misas o servicios en silencio. Los creyentes realizan sus ritos en completo silencio, incluso las bodas de los cuáqueros suceden sin pronunciar palabra alguna. Esto se debe a que hay una búsqueda interior de lo divino, una misión de hallar lo sagrado dentro de nosotros.

James Turrell usa este modelo de introspección para que sus piezas logren conectar de una manera más profunda con el espectador. Él sabe que lo más importante sucede dentro de nosotros mismos y que el arte puede ser el vehículo para que la experiencia suceda dentro de nosotros y no sólo afuera.

Otro de los elementos que hace de esta pieza tan especial es la forma en que logra “engañar” al ojo. Estamos acostumbrados a la idea de que el cielo es azul, el Encounter juega con nuestra percepción y gracias a las luces proyectadas alrededor del cielo logra transformar su color por tonos que rara vez podemos apreciar. Este juego es uno de los elementos que vuelve tan especial a la pieza, la capacidad de enfrentar la realidad como la conocemos y proponer una nueva: un cielo capaz de cambiar de color y adquirir tonos verdes, grises o de azules pocas veces vistos.

Te invitamos a vivir esta experiencia en el Jardín Botánico Culiacán. Recuerda que la pieza se encuentra abierta de jueves a domingo durante el amanecer y el atardecer.

Por: Alan Sobrino

Facebook: BotanicoCLN

Instagram: BotanicoCLN