El secreto de In’Lakesh’, una conexión re-espiritual universal en la vida de...

El secreto de In’Lakesh’, una conexión re-espiritual universal en la vida de Liz Quintero

COMPARTIR

La escritora y neurocientífica Liz Quintero, originaria de Culiacán, Sinaloa, recuerda una infancia muy bonita llena de juegos y convivencia familiar. La mayoría de su niñez la pasó en un fraccionamiento de la ciudad, al cual consideraba un lugar muy seguro, en donde todos los vecinos se conocían, los niños jugaban en las calles y en los parques sin problema, pues contaba con las calles cerradas. Una infancia de trepar arboles, andar en patineta, corriendo.

Desde muy chica pensó en hacer un doctorado, con la idea de ser científica y siempre tuvo en mente hacer un libro. Sentía que sería como su logro personal, le gustaba mucho leer, aunque asegura no tenía claro poder llegar a concretar la idea del libro, pues comenta, que en aquellos tiempos no sentía que fuera buena narradora, sin embargo a raíz de la experiencia que tuvo cuando entró a clases de francés, donde le dejaron de tarea inventar todo un mundo, se dio cuenta que sus narraciones fueron las que más gustaron en su clase. Esta experiencia de algún modo mostró ese lado literario que aún desconocía en su persona.

Una mujer de fe en la ciencia

Durante su vida se mantuvo en actividades religiosas, las cuales disfrutaba mucho, pero cuando llegó a la maestría en el 2002 y más al comenzar a estudiar neurociencia rodeada de científicos que no creían, se vio influenciada y fue perdiendo la creencia en la religión, comenta.

Al perder por completo la fe, afirma, se sintió cada vez más vacía, más frustrada e incluso insegura, ella misma reconoce que cuando tenía fe o estaba apegada a la religión era más feliz.

En esos momentos, se vuelve menos alegre, más iracunda, más frustrada, incluso cínica y muy sarcástica. Sentía que no tenía consciencia, como si hubiera sido otra persona. A raíz de eso que cae en una depresión muy fuerte, y es cuando siente que necesita tener fe en algo. Entonces tocó fondo, comenzó a pedir a lo que fuera, simplemente creer en algún poder superior; fue cuando comienza a tener un sinfín de vivencias, una experiencia espiritual, algo que la ciencia diagnostica como manía y las personas de fe le llaman iluminación, un momento de cambios muy fuerte hasta que la fe regresó.

El reencuentro con la fe

Hubo un momento en el que sintió una conexión de amor, una conexión pura, a la que le denominó  “re-espiritual universal”,  argumenta que para ella fue algo más real que cualquier tipo de religión, en donde lo define como una sensación de amor entre todas las personas y el universo en sí. Algo que puedan llamar Dios, Alá, para ella es aferrarse a una existencia divina, cualquier cosa en que creer, la fe no necesariamente debe ser enfocada como un acto religioso, la fe es algo que mueve fronteras o incluso salva consciencias. Considera que la esencia de toda religión debe ser el amor puro.

¿Qué es lo que más te da miedo?

El desvanecimiento del ego, hubo un momento en donde siento que perdí la razón, la realidad, cuando me volví a identificar con el ego sentí miedo de volver a caer en algún estado de depresión, de angustia o ansiedad. Mi mayor miedo es perderme otra vez, introducirme en ese vacío de pensamiento en donde sé que es muy fácil entrar.

¿Cómo ayudó la novela en su vida espiritual?

Al sentarme a escribir me sentía 100% plena, un ser humano completo, pero al mismo tiempo había muchos sentimientos encontrados, pues escribir sobre depresión, angustia y ansiedad en aquellos momentos donde me encontraba perdida y volver a revivir todo, era algo muy fuerte, me costaba mucho tiempo volver a continuar, por que era muy doloroso, entonces retomaba la escritura, pues de esa manera sentía desahogo. La novela me llevó tres años y medio poder terminarla.

Platícanos acerca de tu libro El secreto de In’Lakesh’.

Considero que esta novela fluctúa entre la auto ayuda y la espiritualidad. Es muy diferente a otros libros de superación personal, pues estos se han enfocado más en la competitividad dentro de las empresas y en cómo lograr el éxito en el trabajo o en cuestiones económicas, este no se enfoca en las comparaciones, si no más bien en la conectividad que hay entre las personas.

Esta novela busca una comunicación con el ego, una auto ayuda muy integral, no solamente como persona física, sino más bien una forma de volver a conectarnos con la mente, quitarle el poder al ego para retomar nosotros el poder de la mente y aún más, el poder de lo espiritual.

¿Qué sigue para Liz Quintero en el futuro?

Por ahora estoy por salir a Estados Unidos, pues me llamaron de la Universidad de Alabama en el departamento de medicina, esto en lo científico. Y como escritora, está por salir un nuevo libro que comprende los principios que menciono en la novela ‘El secreto de In’Lakesh’, pero este ya como un libro de auto ayuda directo, además, está en proceso la traducción en inglés para principios del 2018. También tengo un proyecto de un cuento, en donde mi mamá colaboraría como ilustradora.