¿Sabes cuál es el foco de tu vida?, ¿te has dado cuenta en que está puesta tu atención? En lo que te enfocas se expande.

Es decir, si te enfocas en sentirte agradecido por lo que tienes, o algo que buscas tener, entonces eso atraerás, pero si te enfocas en la gente mala, en las situaciones complicadas, en las desgracias de la vida, en todo lo malo que te pasa, o que, según tú, te envidian, o son traicioneros, o cualquier cosa desagradable para ti, pues… ¿adivina qué?…

¡Sí! también vivirás rodeado de ese tipo de gente y padeciendo esas cosas que justo no te gustan o dices que no quieres.

¿Qué es el agradecimiento?

Agradecer es hacer consciencia, tener presente de manera clara los regalos que se nos presentan a cada instante (cuando hablo de regalos me refiero a las maravillas que vamos viviendo, experimentando y que ya tenemos) las cuales damos por hecho que siempre estarán y serán parte de nuestra vida, generando un sentimiento de estima, de reconocimiento.

Es una forma de valoración. Donde al poder ver y descubrir el beneficio se genera esta sensación de paz, de entrega y humildad.

Agradecer es estar aquí y ahora valorando todo lo que tienes, lo que eres, nos permite darnos cuenta de muchas cosas maravillosas y significativas que suceden diariamente en nuestras vidas.

Si enfocas tu atención en agradecer por todo lo que tienes, la magia de la cual estamos hechos comienza a hacer milagros en nuestra vida, en la salud, en el amor, en las finanzas, esto comienza a multiplicarse.

Algo tan simple como respirar, lleva consigo la perfección del proceso continúo de oxigenar nuestro cuerpo, por más dinero que tengas, éxito, clientes, negocios, amigos, amantes o lo que quieras, si no respiras no puedes hacer nada. Simplemente estos milagros que están sucediendo en ti a cada momento, a cada instante, no lo notas, tu mente solo está obsesionada por lo que no tienes.

Si tú comienzas a agradecer, va a ser sencillo parar tu mente. Muchas personas me dicen ‘Karla, cómo le hago para parar mi mente’; enfócate en agradecer, haz una lista de diez bendiciones o agradecimientos diarios, voltea a tu alrededor, obsérvate y descubre la maravilla que ya eres.

Ocúpate de hacer crecer la grandeza que hay en ti, de desarrollar tus dones y talentos, de vivir las cosas que te hacen feliz, que le dan paz a tú ser, enfócate en lo que te construye.

Enfócate en lo que sí tienes en vez de solo ver lo que no tienes. Hazte experto en agradecer.

 

Por: Karla Rochín del Rincón

Lic. Ciencias de la Comunicación, Psicoterapeuta Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing.

Info. (668) 832-9863

Leave a comment