El que espera, desespera

El que espera, desespera

COMPARTIR

“La esperanza es un buendesayuno, pero una mala cena.”

–Bacon

A muchos nos sucede que vivimos el día a día en la esperanza continuada; en la espera de que el tiempo pase, y llegue determinada fecha o sobrevenga un evento, para que entonces –ahora sí– empezar a ser felices, de una vez por todas.

No debemos desayunarnos con la esperanza, sino con el deleite del almuerzo, pues eso es lo que está enfrente, en el aquí y en el ahora. Las esperanzas, si llegasen a materializarse, serían nuevos y diferentes momentos, pero el ego nos traiciona, pues nos dice que seremos verdaderamente felices después, en algún instante del futuro, inseguro, por cierto. Así que el disfrute del hoy se derrite, pues esperamos que mañana, con tal o cual suceso, estemos más gozosos que en este tiempo. –“Hoy no, mañana sí”–, nos susurra el ego.

Afuera de nuestra mente esto no es verdad, ya que no existe más tiempo que el de hoy, aunque no sea satisfactorio, pero es lo que hay frente a nosotros. De nueva cuenta, el ego se asoma diciéndonos que seremos dichosos: “Cuando me case; cuando tenga mis hijos; cuando los hijos se gradúen, y se vayan; cuando mi negocio tenga éxito; cuando tenga casa y carro propios, o en las vacaciones”. En una larguísima fila de “cuandos” apostados en el futuro de corto o largo plazo.

A veces, el viaje de los “cuandos” es hacia el pasado, buscando el recuerdo feliz en lo que ya no existe: “Cuando era niño, joven o soltero; cuando recién me casé; cuando era estudiante”, y así por el estilo. O, peor aún, cuando la travesía mental nos lleva al pretérito, donde están los remordimientos del “hubiera”: “Debí haber vivido la vida a mi modo, y no como otros quisieron que fuera; hubiera sido más cariñoso con los que amo; no debí haber trabajado tanto; me hubiera permitido ser más alegre…” –La culpa nos carcome con toda su fuerza.

Seguramente, en el ayer, algunos han tenido mejores tiempos y circunstancias; y no dudo que muchos tengan la esperanza ciega de que su vida mejorará en el porvenir. Pero sabemos que, ambos, pasado y futuro, no existen en ningún lado (a pesar de que el ego nos quiera hacer pensar de otro modo), pues están tan sólo en nuestro recuerdo o en la imaginación.

Estos pensamientos de nostalgia, o de fantasía, según sea el caso, ocupan nuestra mente y nos transportan hacia espejismos en el tiempo; en épocas que ya pasaron o que –con suerte, y si vivimos para ello– están en el futuro; pero recordemos que el mañana no es más que un hoy que aún no se cristaliza.

Con el riesgo de ser insistente, remacho con la repetida frase, pero irrefutablemente verdadera, de que no hay más que un aquí y un ahora. El pretérito y el porvenir están en la memoria y en la imaginación. No desperdiciemos las oportunidades de vivir cada momento como lo que es: único e irrepetible; y con ello hay que deleitarse y tomar la decisión de ser felices, de otra suerte se nos puede ir la vida esperando.

Por: Manuel Sañudo Gastélum


Coach y Consultor

manuel@entusiastika.com

DR © Rubén Manuel Sañudo Gastélum

Se prohíbe la reproducción, total o parcial, sin el permiso del autor.