En la actualidad pareciera que sufrir de estrés es normal, es moda y es competencia quien tiene más. En este tema es frecuente escuchar a las amigas, vecinas, familia y compañeros de trabajo decir ‘estoy estresado’. Debemos reflexionar de cómo el estrés se ha apoderado de nuestra vida, nuestro lenguaje corporal y lenguaje oral.

En realidad, una de las cosas que deberíamos hacer es preguntarnos ¿qué debo y puedo hacer para evitar el estrés? o por lo menos minimizar sus consecuencias.

Para comenzar, tenemos que saber qué hace el estrés en tu vida y cómo la vuelve disfuncional. Cuando hablamos de estrés, se puede decir que este equilibrio ha sido afectado y, por lo tanto, repercute de cierta manera en tu persona, provocando un desequilibrio físico, emocional y mental.

¿Porqué estrés al inicio y fin de año?

A principios de año todos se quieren comer el mundo con los famosos propósitos de Año Nuevo, ahí es cuando comienza una guerra emocional interna y externa; no nos preparamos con tiempo para lo que quiero y lo que puedo, hay mucha diferencia en querer y poder, es un punto que no se toma en cuenta. Al ponerse expectativas muy altas y a corto plazo, sin ver una realidad y panorama de vida, existe la posibilidad de que vayas directo al fracaso, esto te lleva a la frustración y depresión y así es como se va generando estrés en nuestras vidas.

Debemos de ser realistas con lo que queremos y deseamos, pero aún más ser firmes y coherentes en cómo llevarás a cabo tu estrategia y en cuánto tiempo real lo podrías lograr.

Esto no lo puedes hacer al comerte 12 uvas en la noche de Nochebuena, un ejemplo simple de esto es lo que todos en algún momento hemos llegado hacer, bajar de peso mágicamente en un mes o dos semanas, la decepción por el rebote, la frustración al 1000% y la autoestima queda por el suelo.

¿Y porqué al finalizar el año? Es cuando te das cuenta de que te propusiste tantas cosas y sólo lograste una o la mitad de un propósito, hasta entonces haces un recuento de tu vida y no te gustan los resultados, desafortunadamente el ser humano no está queriendo asimilar la facilidad que hay ante un rechazo, negativa o frustración al no obtener o cumplir sus planes como lo desea, olvidándose que no sólo hay un camino para ese objetivo, hay muchos y prefiere en ocasiones  sentarse a verse, autocompadecerse y creer que ha fracasado; se enferma, el estrés se desborda, en lo último que piensa es qué otro camino hay, cómo le hago y cuánto tiempo más necesito.

Recuerda que la vida no sólo son 12 meses, y lo que tienes que planear es tu vida, en presente y en futuro.

Por: Erendira Paz

Psic. Clínica Erendira Paz

Cédula: 8156408

Correo: erendirapaz2017@hotmail.com

Cel: (667) 128-7619

Leave a comment