Diego Boneta, interpretando a El Sol

Diego Boneta, interpretando a El Sol

COMPARTIR

Muy pocos actores latinos han tenido una estrella tan grande como este joven mexicano, a quien las puertas de Hollywood se le abrieron de par en par gracias a su talento como actor y cantante. Hoy, como protagonista de la serie de Netflix acerca de la vida de Luis Miguel ha demostrado su calidad interpretativa.

Diego Andrés González Boneta, de 27 años, nació en la Ciudad de México en 1990, de familia puertorriqueña y española, además de dominar a la perfección el español y el inglés, pasó de la telenovela Rebelde a convertirse en el galán de Rock of Ages, luego de un camino difícil, en el que comenzó desde abajo, sin padrinos o alguna ayuda que lo posicionara, simplemente una energía infinita y un conocimiento profundo de las metas que quiere alcanzar.

Durante su infancia, Diego sentía una profunda vocación artística: a los ocho empezó a tomar clases de canto, y cuatro años después participó en el reality infantil Código F.A.M.A. A los 12 decidió que iba a ser cantante, a pesar de que sus padres no tenían nada que ver con el mundo del espectáculo. Más tarde, cuando participó en las ficciones Alegrijes y Rebujos y en Misión S.O.S., descubrió que también le gustaba la actuación.

Boneta grabó dos discos en Latinoamérica: el primero, titulado Diego, se estableció como uno de los favoritos de la juventud, en especial el sencillo Responde. Con el segundo álbum, Indigo, tuvo la oportunidad de grabar también en inglés. El tema Perdido en ti, escrito por Kara DioGuardi (exjueza de American Idol) fue la melodía del día en iTunes y logró introducir al joven ante la audiencia estadounidense.

A la edad de 17 años Diego se fue a Los Ángeles para radicar ahí definitivamente y fue recibido con los brazos abiertos. Según el portal Capital México, Boneta abrió los conciertos de Hilary Duff en la Ciudad de México en el Palacio de los Deportes y en Guadalajara en 2004. Y tuvo una presentación en 2006 ante más de 120 mil personas en el estadio más grande del mundo, el Maracanã en Río de Janeiro, Brasil.

Además, no sólo triunfó en la música, pues su gran talento le abrió las puertas de la actuación y en 2012 ganó el Premio ALMA al Mejor Actor Masculino. US Weekly lo nombró en el mismo año uno de los “12 Breakout Stars” y GQ Latin America le otorgó “Actor del Año”.

Otro personaje en la teleserie Pretty Little Liars lo consolidó como un talento a seguir dentro del nuevo grupo adolescente, lo que le permitió alcanzar el sueño de muchos actores jóvenes en Hollywood: interpretar al vocalista Drew Boley en la película musical Rock of Ages.

El papel que le dio un giro de 180 grados a su carrera definitivamente fue el de Luis Miguel, el cual protagonizó en la reciente serie biográfica que presenta la historia de la vida del icónico cantante mexicano.

Precisamente, el personaje del mundo artístico que lo inspiró en su faceta de cantante fue Luis Miguel, lo cual ha expresado en sus redes sociales de la siguiente manera: “Es un gran honor para mí (personificar a Luis Miguel)… es alguien a quien yo he admirado desde que empecé cantando”.

Durante un año, Boneta trabajó con mucha fuerza para realizar este papel, contando con la ayuda del mismo Luis Miguel. “Nos juntamos varias veces y me sorprendió su gran sentido del humor. Es alguien bastante simpático y muy gracioso, y eso era algo que no esperaba”, comentó en una entrevista para un programa de televisión de Los Ángeles.

“Fue increíble poder contar con él durante el proceso de mi preparación para interpretarlo, porque fue muy difícil tener que crear el personaje de alguien que nadie conoce, que nadie sabe cómo es”, agregó.

Actualmente, Diego Boneta tuvo que dejar el look de Luis Miguel de lado para integrarse al elenco de la nueva saga de Terminator, donde compartirá créditos con grandes estrellas como Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton.