¿Debería terminar con mi pareja? Razones para considerar dejar una mala relación

¿Debería terminar con mi pareja? Razones para considerar dejar una mala relación

COMPARTIR

Cuando en una relación de pareja se agotan los medios para mantener estable la comunicación y se torna una pesadilla el despertar y tener que lidiar con la persona que está a tu lado, cuidado.

Muchas veces las personas se mantienen acompañadas por costumbre o rutina, y si de por medio hay hijos esto se puede volver un tanto complicado, a tal grado de acabar con su felicidad mutuamente.

Para terminar una relación de pareja que ya no es sana ni satisfactoria, es necesario ser firme en las decisiones y concluir de una vez; de lo contrario, a la larga puede ser muy perjudicial.

A continuación te damos algunos datos que te ayudarán a considerar si tu relación va por ese camino:

Violencia

Siempre se debe tratar a una persona con respeto, pero si en el día a día las peleas con tu pareja no sólo terminan en discusión, sino que se dan en un tono agresivo, tanto verbal o físicamente, deberías terminar de inmediato esa relación, pues está comprobado que la agresividad irá en aumento, y no puedes poner tu vida en riesgo. Lo mismo si te miente continuamente o ha defraudo tu confianza.

Manipulación

Ninguna relación que sea basada en la manipulación o el miedo puede tener un final feliz, tu pareja no te puede obligar a hacer ciertas cosas de las que tú no te sientas seguro, te puede dominar argumentando que tiene la razón y que eso es lo mejor para ti, la verdad es que cualquier cosa que te obligue a hacer será para su propio beneficio y no el tuyo.

No hay metas ni compromisos a largo plazo

Mantienen una relación rutinaria, se despiertan y ni siquiera se ven frente a frente, llevan años viviendo juntos y no han tenido hijos, no tienen planes de casarse, rentan casa o departamento por que ninguno tiene la intención de comprometerse para tener casa propia, cualquier cosa es más importante que pasar un tiempo juntos, prefieren estar en el trabajo que llagar a casa y conversar al menos cinco minutos, cualquier tipo de conversación termina en discusión.

Egoísmo

El no considerar importante la opinión de tu pareja, o tomar en cuenta primero tus necesidades, además de no darle valor en las decisiones importantes, hace que la relación se vuelva aún más insoportable. Cada quien sabe cuándo es egoísta y cuándo el otro lo es. El egoísmo no permite que se desarrolle el amor.

Murió el amor

Es válido que los sentimientos cambien. Puede ser que con el tiempo la relación se haya enfriado y ya no sientas el mismo amor hacia tu pareja. Pero no caigas en el error de empezar una relación sin antes haber finalizado la anterior, si ya tienes problemas con tu pareja, el buscar consuelo en los brazos de otra persona sólo acarreará más dificultades para ti y la nueva persona que ahora entra en tu vida, además no hagas lo que no te gustaría que te hicieran, recuerda que una persona que se anima a entrar en una relación siendo la tercera en discordia, debería cuestionarse moralmente. La recomendación es dejarlo ir. Ambos merecen estar con alguien que los ame y respete por sobre todas las cosas.

La honestidad contigo mismo es indispensable

Debemos de adoptar una postura leal y de respeto hacia la pareja, no permitamos que la relación llegue a situaciones extremas, desde infidelidad hasta mentiras, pasando por la monotonía, reproches continuos y problemas económicos, las causas que pueden llevar a decidir terminar con la pareja son muchas, pero la responsabilidad de cortar por lo sano es de uno mismo, sé honesto, es mucho mejor reconocer que la relación ya no tiene futuro, a esperar acabar con el futuro de ambos.