¿De qué color ves la vida?

¿De qué color ves la vida?

COMPARTIR

Escuchando las historias de las personas confirmo que nos han vendido una idea de que el objetivo de la vida es ser feliz. No nos han enseñado que el dolor es parte de la vida.

¿Cómo se puede ser feliz si siempre tenemos algún reto que superar? Entonces pienso —“Cuando resuelva mi problema, voy a ser feliz”, y ¿qué crees? Cuando hayas resuelto esa adversidad viene otra, entonces pospones ser feliz y cuando llega la muerte, no supiste vivir.

Las adversidades que vamos teniendo son pérdidas, son imposiciones de la vida, son renuncias forzadas porque nos sacan de nuestra zona de confort.

Sentimos miedo, incertidumbre, enojo, dolor y culpa, entre otras muchas emociones. Tampoco nos han enseñado qué hacer con todo esto, más bien, nos han enseñado que no debemos sentirlas, son malas y entonces hay que reprimirlas.

No llores, tienes que ser fuerte, no estés triste, échale ganas, tienes más hijos, no te enojes, son frases que nos dicen para tomar fuerza y salir adelante, sin embargo, no es la mejor manera de hacerlo.

Reprimir es guardarlas en el corazón, es no dejarlo latir libre, sin esa carga pesada, se vuelve una piedra y conforme pase el tiempo, pesa más y algún día se va a manifestar en alguna enfermedad.

Esto no nos permite ser felices, evadimos esa herida creyendo que ya está sana porque ya no pensamos en ella, pero en el fondo, duele. Nos dicen que el tiempo cura todo, no estoy de acuerdo, si ayuda, siempre y cuando hagas algo por ayudarte.

¿Ha pasado tiempo desde esa pérdida y todavía duele? ¿Se te quiebra la voz al hablar de ese suceso? ¿Todavía hay enojo, rencor? Esas heridas nublan nuestra vista, los colores desaparecen y todo se vuelve gris.

¿De qué color ves la vida? Si es de colores alegres, vivos, felicidades, ¿te permites reír, disfrutar, tener planes, tienes un sentido de vida?

Si todavía te duele tu pérdida, no te permites ser feliz porque sientes culpas, hay algo pendiente, hay cosas que trabajar, heridas que sanar y nunca es tarde. Lo importante es reconocer ese dolor para poder terminar de elaborar ese duelo y resignificar esa pérdida.

Se puede ver la vida de colores aunque haya días grises, todo tiene un principio y fin, es pasajero, y después de eso, saldrá el arcoíris. Es importante tu actitud, no pierdas la esperanza de que podrás salir adelante y ser feliz.

Hasta pronto, ¿de qué color quieres pintar tu día?

Por: Yvonne Bulnes

Tanatóloga

yvonnerosadecristal@gmail.com

Grupos de ayuda mutua

Alejandra Renacer

Tanatóloga Yvonne Bulnes