¿Cómo debe ser mi limpieza dental?

¿Cómo debe ser mi limpieza dental?

COMPARTIR

Una buena higiene bucal comienza por un correcto cepillado. El cepillado dental es el método de higiene que nos permite remover de forma más completa y eficaz la placa bacteriana de la superficie de los dientes y encías. Gracias al cepillado se pueden evitar patologías orales como la caries y la enfermedad periodontal (gingivitis y periodontitis).

Técnica de cepillado dental

1. Empezando por la cara vestibular del último molar del lado superior derecho, colocamos las cerdas sobre la encía con un ángulo de 45 grados.

2. Cepille suavemente la superficie dental de arriba hacia abajo, con un movimiento de barrido, cinco veces cada pieza, seguimos esta acción por pieza de derecha a izquierda. Al terminar de cepillar el último molar del lado superior izquierdo, nos pasamos a la cara palatina de este y repetimos la operación de izquierda a derecha.

3. Realizamos la misma operación en los dientes inferiores con movimiento de barrido de abajo hacia arriba. La cara lingual de los dientes anteriores inferiores (de canino a canino) se cepillan poniendo el cepillo en posición vertical y cepillando cada diente cinco veces hacia arriba.

4. Ponga el cepillo sobre la superficie masticadora y haga un movimiento suave de adelante hacia atrás. No olvide cepillar también su lengua de adelante hacia atrás para eliminar las bacterias causantes del mal aliento.

5. De 2 a 3 minutos es la cantidad que se necesita para que poder pasarlo por la cara externa, la interna, las caras masticatorias y la lengua.

El cambio de cepillo dental debe hacerse cada dos o tres meses, dependiendo del estado del cepillo.

El cepillo dental físicamente no tiene la posibilidad de limpiar en las áreas interproximales, es ahí donde el hilo dental entra en acción y cumple su función de manera muy importante; mucha gente no lo utiliza, pero es vital para la salud bucal. La técnica correcta es envolver el hilo dental entre tus dedos medios, dejando un tramo suficiente de hilo de tal manera que al manipularlo nos quede un tramo de unas dos pulgadas. El movimiento que vamos a realizar es de arriba hacia abajo, abrazando la superficie del diente. Por cada área interproximal se limpian dos superficies. Empezamos de la línea media en dientes superiores hacia el lado derecho y luego el lado izquierdo. Nos pasamos a la arcada inferior y realizamos la misma acción. No olvides desenrollar una sección limpia del hilo dental para cada diente.

Recordemos que utilizar correctamente el hilo dental requiere práctica, al principio puede ser un poco desesperante, con la ayuda del dentista y con perseverancia, una vez que se ha aprendido a usar, su aplicación es rápida y sencilla.

Por: Dr. Ricardo Rico Cárdenas

Universidad Intercontinental

Av. Gral. Domingo Rubí #776-1 Sur,

Col. Jorge Almada entre Blvd.

Zapata e Ignacio Ramírez.

Tel. 713-9573 / (667) 107-0843