La impactante ola de frío a cubierto la ciudad de nieve al ser enfrentada por una fuerte tormenta invernal en los últimos días.

Una de las ciudades más grades de Estados Unidos, con 2,7 millones de habitantes, presentó este miércoles un frío histórico al alcanzar los 30 grados centígrados negativos, con una sensación térmica de -45.

No hay actividades en las universidades e instituciones públicas, inclusive se modificaron los horarios de servicio del tren metro.

Rahm Emanuel, el alcalde de Chicago, informó a sus pobladores que además de los centros de calentamiento que funcionan en refugios, iglesias y agencias de la Municipalidad, fueron habilitados cinco autobuses que circulan por la ciudad para recoger a personas en dificultades, algunos equipados con enfermeros.

Se pronostica que suba la temperatura el fin de semana, por lo que las autoridades locales piden tomar precauciones.

 

Leave a comment