Celebremos el amor…

Celebremos el amor…

COMPARTIR

El amor nunca deja de ser”

— 1 Corintios 13:8 a

Cuando inicia este mes nos sentimos con el corazón renovado porque celebramos abiertamente el amor y la muestra de este sentimiento fluye en todas las personas hacia quienes son especiales y que escogen como compañeros de vida y eso está bien porque son pequeñas motivaciones que fortalecen y unen recordándonos que es muy bonito sentirse amado, especial y ¿porqué no? recibir uno que otro detallito.

Pero es también momento de no olvidar que el amor no es una emoción momentánea ni mucho menos un sentimiento que se debe expresar solo en esta época sino cada día, como una plantita que necesita calor, agua y cariño. Si comparamos el amor con el cuidado de una planta igual deberíamos preguntarle a la persona qué necesita para no morir ni secarse, y no hablo solamente de la pareja, hablo del amigo, del hijo, de los padres, etc., qué necesitan cada uno de ellos para vivir radiantes como cuando vamos al vivero y tenemos la precaución de preguntar qué necesita la flor o árbol que voy a llevar para no morir. Tomemos el tiempo que cada persona especial necesita para saber qué le hace sentirse amado, seguro, confiado, importante y especial, así nos equivocaremos menos con omisiones que en muchas ocasiones son involuntarias y por falta de información.

El amor nunca deja de ser es la última frase de una explicación sencilla del verdadero amor, ese amor que todo lo perdona sin importar la ofensa porque es más grande y puro el sentimiento que la falta, el amor que todo lo espera porque es paciente, cauteloso y sin prisas, el amor que todo lo sufre porque sabe el verdadero significado y entiende que no hay perfección, el amor que todo lo cree porque cuando es real no hay lugar para la duda, el engaño, la desconfianza pero sobre todo, el verdadero amor es desde el corazón y se alimenta en la reciprocidad, sea en la relación de padres e hijos, amigos, familiares y de pareja.

Es tiempo de entender que junto con el amor viene la felicidad y que es una decisión personal cada día, la persona que decide al levantarse cada mañana ser feliz tiene el 90% de posibilidades de que su día sea excelente porque lo que ocurra no va a influir en su decisión y tendrá la capacidad de que si algún contratiempo surge buscar la solución con mayor claridad, sin quejas y con optimismo.

Amar con responsabilidad es fácil si tenemos la capacidad cada día de controlar nuestros pensamientos y emociones porque ambos son piezas claves que nos equilibran como seres humanos, es decir, qué pensamientos escojo, los positivos o los negativos; los positivos dan seguridad y confianza mientras que los negativos angustia e incertidumbre; cómo voy a reaccionar con base en lo que siento, es decir, si estoy feliz decido algo que me dé gozo, si estoy triste seguramente no podremos tomar decisiones y si estoy enojada es probable que lastime a alguien o, aquieto mis emociones, las pongo en su lugar y después reacciono y actúo. Sonrío… analizo, qué siento cuando veo a alguien sonriendo y a alguien serio y con el ceño fruncido, es la misma impresión que causamos nosotros, sonreír es indispensable aún cuando no tengamos ganas de hacerlo y estemos pasando por una situación difícil o dolorosa, aún ahí la sonrisa puede cambiarlo todo. Seamos agradecidos con Dios, con la vida, con las bendiciones que recibimos, con los que nos rodean, con lo que tenemos y no, porque agradecer nos da una profunda paz y esperanza. Cultiva buenas relaciones y sana las rencillas, lo primero nos da sentido de pertenencia y confianza pero lo segundo libera el corazón y despeja la mente.

Amar y expresar el amor no es de un día de manera especial, dar amor es un acto de 24 horas los 365 días del año ilimitado, entre más amor tengamos en el corazón para dar y seamos capaces de compartirlo seremos personas sanas física, emocional y espiritualmente, viviremos en paz con nosotros y los que nos rodean y estaremos conectados  con Dios, la naturaleza y la vida misma.

Por: Lic. Olga Beatriz Pérez Berrelleza

Olga Beatriz Pérez Berrelleza

@olguitabpb