Buscar salud y bienestar: un gran propósito de Año Nuevo

Buscar salud y bienestar: un gran propósito de Año Nuevo

COMPARTIR

Hola amigas y amigos de Revista Gente Sinaloa, qué gusto más grande estar en contacto con ustedes a través de este espacio y poder compartir aspectos de salud, de nutrición, de bienestar y de buenos propósitos. Deseo que este 2018 sea pleno en todo sentido y que la salud prevalezca siempre.

Sin duda el inicio de año nos brinda una sensación de nuevas esperanzas, de nuevos bríos y con ello la oportunidad de reorganizar nuestras prioridades y nuestros deseos. Es como abrir un capítulo nuevo de nuestra vida. Durante estas fechas, nos permitimos revisar el balance de lo que ha sido de nuestra vida y reconocemos aquello en lo cual guardamos una corresponsabilidad impostergable para nuestro propio bienestar.

Mejorar la alimentación, comer sano, hacer ejercicio, llevar un estilo de vida saludable, representa una de las 12 uvas que se dedican mientras suenan las 12 campanadas que anuncian que un nuevo año emprende y con él nuevas esperanzas e ilusiones.

La salud es una bendición que todos queremos preservar, es nuestro mayor recurso a cuidar, y de esa manera, la alimentación y el estilo de vida que llevamos juegan un papel nodal para vivir en bienestar. A lo largo de los años, he visto como cada vez más personas se preocupan por comer sano, por hacer más ejercicio físico y por desarrollar diversas acciones que nos permitan canalizar los estresores a los que estamos expuestos en nuestra vida cotidiana con el firme propósito de estar sanos. Sin embargo, de manera preocupante, los indicadores estadísticos de salud pública nos revelan que la obesidad se incrementa de manera alarmante y con ello, enfermedades derivadas como diabetes, infartos cardiovasculares y cerebrovasculares, hipertensión arterial, hígado graso, algunos tipos de cáncer, entre muchas otras y, lo más preocupante es confirmar que la obesidad no discrimina edad, sexo ni nivel socioeconómico. Por otro lado, observamos que la obesidad guarda una relación relativamente estrecha con el aumento de trastornos mentales como ansiedad, depresión, anorexia, bulimia, compulsión por comer sin apetito, por mencionar algunas. Por lo que para muchas personas, perder peso, se ha convertido en una prioridad nodal, pese a que muchas veces esa prioridad sobrepasa los límites de salud y es a lo que a través de este espacio me gustaría invitarles a que reflexionemos.

En el día a día observamos que existen muchas propuestas de cómo perder peso y mantenerse sano, no obstante, muchas otras propuestas no cuentan con un respaldo que garantice comer sano,  ni que respete las leyes de la alimentación correcta,  por lo que su práctica pudiera contribuir de manera muy significativa en dañar nuestra salud.

En ese sentido me permito, a través de este espacio, brindarte algunas consideraciones que debes tener para llevar una dieta sana y un estilo de vida saludable y con ello sumar en pro de tu salud.

1. Busca asesorarte de profesionales calificados en temas de Nutrición y Salud, que manejen nutrición basada en evidencias, es decir, que lo que te sugieran comer esté respaldado científicamente. Que no burlen tu vulnerabilidad y te ofrezcan algo que dañe tu salud.

2. Verifica que desarrolle una entrevista durante la primera consulta donde puedas revelar aspectos de tu estado general de salud, estilo de vida, así como antecedentes familiares de salud para poder conformar un expediente propio y con ello buscar que el tratamiento sea personalizado y adecuado a tus necesidades.

3. El plan de alimentación que se te proporcione, debe tener alimentos de todos los grupos y deben guardar una relación estrecha y en balance con tus necesidades muy particulares.

4. En tu dieta, debe haber un control adecuado del consumo de proteínas, grasas, y carbohidratos, así como de fibra, vitaminas y minerales, todo en balance y en apego a tus propias necesidades.

5. Se recomienda que las fuentes más importantes de alimentos sean productos de origen animal bajos en grasa, carbohidratos y grasas de buena calidad, frutas, verduras y agua simple y que los azúcares simples, grasas saturadas y trans estén muy restringidos.

6. Evita el consumo de alimentos fritos, capeados, empanizados, carbonizados, ahumados, muy dulces, muy salados, muy procesados y con alto contenido de conservadores.

7. Procura revisar con objetividad tu dieta e identificar con precisión si incurres en conductas alimenticias que dañan tu salud. Trata de asesorarte con profesionales ad hoc para ir resolviendo cada una de las conductas y logres mayor salud.

8. Date el tiempo y el voto de confianza para realizar pequeños cambios cada día. Eventualmente podrás confirmar que con pequeños cambios diarios, se verá reflejado un gran cambio en tu salud en semanas, meses y años posteriores.

9. Establezcan metas alcanzables de lo que se busca conseguir evitando que dañen tu salud. Es importante mencionar que en algunas ocasiones, alcanzar el peso ideal, puede tomar tiempo, por lo tanto te invito a ser perseverante, paciente y muy comprometido con tu objetivo. No programes objetivos o metas que puedan llegar a ser inalcanzables ya que el no alcanzarlas, te generará un sentido de frustración y ello provocará el desapego o inclusive el abandono del objetivo trazado y de esa manera estarás más lejos aún de estar en salud.

10. Evita al máximo el consumo de panecillos, galletas, flanes, repostería alta en mantequilla o margarina, azúcares y quesos muy maduros o tipo doble crema.

11. Evita al máximo el consumo de aderezos o graviescremosos y opta por aceite de oliva, vinagre y hierbas finas para sazonar.

12. Toma abundante agua simple (mínimo 2 litros).

13. Raciona el consumo de alcohol.

14. Raciona el consumo de bebidas altas en azúcar.

15. No te olvides de hacer al menos 30 minutos de ejercicio físico al día (según la OMS, al menos 150 minutos por semana). Puedes empezar caminando o provocando acciones que te permitan llevar un día a día más activo.

Deseo que estas pequeñas recomendaciones resulten prácticas para ti y estoy convencida que si las desarrollas, en menos de lo que esperas verás como tu cuerpo refleja cambios muy importantes que contribuirán a tener mayor salud y bienestar.

¡Recibe mis mejores deseos para este 2018!

Por: Dra. Marcela de Jesús Vergara Jiménez

Asesora Nutricional

Centro de Asesoría Nutricional

centrodeasesorianutricional@hotmail.com

Citas: (667) 713-4512