Bruce Lee, El Dragón

Bruce Lee, El Dragón

COMPARTIR
“Vacía tu mente, sé amorfo, sin forma como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Si pones agua en una botella, se convierte en la botella. Si pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé agua, mi amigo.” 
 –Bruce Lee

Destacado artista marcial, maestro de artes marciales, actor, cineasta, filósofo y escritor estadounidense de origen chino, reconocido en el mundo entero por ser el renovador y exponente de las artes marciales al dedicar su vida a dicha disciplina, en la búsqueda de la perfección y la verdad, logró crear su propio método de combate y filosofía de vida, el Jun Fan Gung Fu, que tiempo después y sumado a su concepto filosófico se llamaría, el Jeet Kune Do o “el camino del puño interceptor”.

Sus películas, entrevistas y principalmente su carisma e influencia, contagiaron y extendieron el auge de la pasión de las artes marciales por todo occidente, generando una ola de seguidores a través del mundo.

Su legado abarca desde películas hasta libros como El Tao del Jeet Kune Do, donde se muestra gran parte de su filosofía y métodos de lucha.​ Su imagen perdura en el tiempo y ha quedado en la historia como una gran leyenda de las artes marciales, incluso, siendo elegido por la revista TIME como uno de los 100 hombres más influyentes del siglo XX, además de ser considerado uno de los héroes e íconos de la historia.

Biografía

Bruce Jun Fan Lee nació en la hora del Dragón, entre las 6 y las 8 de la mañana, en el año del Dragón, el 27 de noviembre de 1940 en el hospital de la calle Jackson en el barrio chino de San Francisco, California. Según las tradiciones de la astrología china, es un presagio de buena suerte; los nacidos bajo este signo son considerados personas: nobles, carismáticas, poderosas, sabias y creativas.

Fue el cuarto hijo nacido de Lee Hoi Chuen y su esposa Grace Ho. Tenía dos hermanas mayores, Phoebe y Agnes, un hermano mayor, Peter, y un hermano menor, Robert. Los padres de Bruce le dieron el nombre de “Jun Fan”. Mary Glover, enfermera del Chinese Hospital sugirió el nombre de Bruce, con el fin de que el recién nacido llevara un nombre occidental para evitar cualquier tipo de problemas con su partida de nacimiento estadounidense. A la edad de tres meses regresaron a Hong Kong, donde se criaría hasta la edad de 18 años.

Durante los primeros de años de su vida, su abuela decidió llamarlo bajo el seudónimo femenino de “Sai Fon”, que significa pequeño fénix, siguiendo una vieja y supersticiosa tradición en la cual se trataba de ocultar el sexo del recién nacido ante los espíritus malignos que se roban al bebé varón; los padres de Bruce ya habían sufrido la pérdida de un primer hijo en los primeros años de su matrimonio, por eso ellos y su abuela lo comenzaron a llamar así para que los espíritus pasasen de largo.

El nombre occidental Bruce fue utilizado por primera vez, cuando cumplió los 12 años y fue inscrito en la escuela secundaria La Salle, un instituto católico de Hong Kong donde se le comenzó a enseñar el idioma inglés.​ Hasta ese entonces, él no sabía cuál era su nombre occidental y al momento que se le pidió a los estudiantes que escriban su nombre, Bruce copió el nombre del estudiante de al lado.​

Al poco tiempo de ingresar en la secundaria, empezó a verse involucrado con pandilleros y un día, cuando regresaba de casa al colegio, fue sorprendido por unos maleantes que le intentaron dar una paliza, tras salir ileso de esa situación, su padre le enseñó las bases del arte marcial del tai chi chuan como sistema de defensa y también para apartarle del camino de la violencia pero el joven encontró este estilo un poco lento, y muy complicado por lo que se planteó aprender otro arte marcial.

Por ese tiempo, Bruce conocía a un chico de su edad, o poco mayor, William Cheung, que siempre andaba metido en peleas y nunca perdía. Un día le preguntó la razón por la cual siempre ganaba y este le dijo que era debido a su entrenamiento. William le propuso aprender el estilo chino del wing chun y aceptó. Su comportamiento cuando ingresó por primera vez a la academia del Maestro Ip Man no fue muy respetuoso, por lo que el maestro decidió que el joven no estaba capacitado para aprender el arte del wing chun, y así se lo comunicaron por medio de su amigo. Bruce decidió volver al día siguiente con humildad y respeto y entonces Ip Man le dio una oportunidad. Estuvo entre tres y cuatro años aprendiendo wing chun bajo su tutela.

Luego de ser expulsado del Colegio de La Salle, sus padres rápidamente lo inscribieron en otro colegio católico llamado Saint Francis Xavier en Kowloon;​ por aquellos tiempos había torneos interescolares en deportes, puesto que se trataba de colegios de marcada influencia inglesa, donde realizaban torneos de boxeo occidental entre ellos. Bruce decidió tomar parte en uno de ellos, que se celebró en el colegio de St. George; lo ganó luego de vencer en el tercer round y por KO al tres veces campeón, Gary Elms. Antes de llegar a la final, Bruce había noqueado a los boxeadores Yang Huang, Lieh Lo y Shen Yuen en el primer round. También fue introducido por su hermano Peter Lee en el arte de la esgrima occidental del cual su hermano era campeón. Todas estas influencias tuvieron su repercusión a la hora de crear su propio estilo años más tarde.

Al mismo tiempo que Bruce era practicante de wing chun, se apuntó a clases de baile lo que le llevó más adelante a ser campeón de cha-cha-chá. Esta inverosímil salida del mundo de violencia que lo rodeaba, hizo que se encaminara de forma más seria y profesional al campo de la expresión artística y el entretenimiento.​

Además también fue un actor infantil bajo la tutela de su padre, quien debió haber sabido desde una temprana edad que Bruce tenía la veta del espectáculo. Cuando tenía 18 años, había aparecido en 20 películas. Sus nombres en pantalla fueron Lee Siu Lung y Li Xiao Long, que literalmente significa “Li el pequeño dragón”.

A inicios de 1959, una escuela de kung-fu retó a la escuela de Ip Man a una pelea por lo que se reunieron en la azotea de uno de los edificios de apartamentos. Bruce representó al wing chun y se enfrentó ante el chico representante de la escuela de Choi Li Fut. Durante el combate, Bruce fue atacado con un golpe ilegal quedando con el ojo lastimado pero reaccionó rápidamente y le dio una serie de golpes a su rival dejándolo inconsciente, al punto de romperle unos cuantos dientes. Los padres de este chico no dudaron en denunciarlo ante la policía, algo que lo llevó a ser detenido hasta que su madre acudió.

Con el tiempo, los padres de Lee decidieron que la única alternativa que les quedaba era mandar al problemático Bruce lejos de Hong-Kong para que así pudiera tener una vida más segura y saludable. Tenían el temor de que fuera atacado o reclutado por alguna organización criminal como la Tríada, pues anteriormente se peleó con miembros de esta banda al tratar de ayudar a un amigo suyo;​ además, sus constantes peleas callejeras habían hecho que la policía lo tuviera en la mira.

En abril de ese año, con 18 años de edad y $ 100 en el bolsillo, Bruce inició su viaje en un barco de vapor rumbo a San Francisco, California.​ Sin embargo no se quedó mucho tiempo ahí. Viajó a Seattle donde una amistad de la familia, Ruby Chow, tenía un restaurante y le había prometido trabajo y alojamiento. Para ese momento, había dejado atrás sus pasiones de actuación y baile y tenía la intención de continuar su educación. Se inscribió en la Escuela Técnica de Edison, donde cumplió con los requisitos para el equivalente a la graduación de la escuela secundaria y luego se inscribió en la Universidad de Washington. Ahí se especializó en filosofía.

Su pasión por el kung-fu inspiró el deseo de profundizar en los fundamentos filosóficos y muchos de sus ensayos escritos durante esos años relacionarían los principios de filosofía con ciertas técnicas de artes marciales.

En los tres años que Bruce estudió en la universidad, se mantuvo a sí mismo enseñando kung-fu, habiendo dejado de trabajar en el restaurante y otros trabajos. El pequeño círculo de amigos que estaba enseñando lo alentó a abrir una verdadera escuela de kung-fu y cobrar una suma nominal por enseñar.

Una de sus estudiantes fue Linda Emery Cadwell, con quien Bruce se casó en 1964. En ese momento, él había decidido hacer una carrera de enseñanza de kung-fu. Dejando su escuela de Seattle en manos de Taky Kimura, se mudaron a Oakland, California donde abrieron su segunda escuela con James Lee.

En 1964, fue desafiado por algunos hombres de kung-fu de San Francisco que se oponían a su enseñanza de estudiantes no chinos. Aceptó el desafío y los hombres llegaron al kwoon el día señalado para el enfrentamiento. Los términos eran que si Bruce era derrotado dejaría de enseñar a los no chinos. Fue una pelea corta, su oponente se rindió cuando lo tuvo atrapado en el piso. A pesar de que había ganado, estaba desconcertado y desanimado por su incapacidad para poner al oponente fuera de combate en menos de tres minutos. Esto marcó un punto de inflexión para Bruce en su exploración de su arte marcial y la mejora de su condición física. Así comenzó la evolución de Jeet Kune Do.

Justo cuando estaba consolidando sus planes para expandir sus escuelas de artes marciales, el destino intervino para mover su vida en otra dirección. En agosto de 1964, Ed Parker, considerado como el padre del kenpo estadounidense, invitó a Bruce a Long Beach, California, para hacer una demostración en su Primer Torneo Internacional de Karate. Un miembro de la audiencia fue Jay Sebring, un conocido peluquero de las estrellas. Jay le contó a su cliente productor, William Dozier, que había visto a este joven chino espectacular dando una demostración de kung-fu unas noches antes. El Sr. Dozier obtuvo una copia de la grabación que fue tomada en el torneo. La semana siguiente llamó a Bruce a su casa en Oakland y lo invitó a Los Ángeles para una prueba de pantalla.

Por esa época, las cosas también estaban cambiando en su vida personal. Su primer hijo, Brandon Bruce Lee, nació el 1 de febrero de 1965. Una semana después, Lee Hoi Chuen murió en Hong Kong y por lo menos el artista marcial tuvo el consuelo de que su padre supo acerca de la llegada al mundo del primer nieto de la familia Lee.

Fue un período de transición, decidiendo si actuar o continuar en el camino de abrir escuelas de kung-fu. Su decisión fue centrarse en la actuación y ver si podía convertirla en una carrera productiva, que mostrara su pasión por las artes marciales. Le encantaba enseñar y amaba a sus alumnos, sin embargo, había comenzado a ver que sus escuelas se hacían más numerosas y perdería el control de la calidad de la enseñanza. Su amor por las artes marciales era tal que no quería diluir la calidad.

Los años entre 1967 y 1971 fueron años precarios para la familia Lee. Bruce trabajó duro para avanzar en su carrera de actor y consiguió algunos papeles en algunas series de televisión y películas. Para conseguir dinero extra dio lecciones privadas de Jeet Kune Do, a menudo a personas en la industria del entretenimiento. Algunos de sus clientes incluyen a Steve McQueen, James Coburn, Stirling Silliphant, Sy Weintraub, Ted Ashley, Joe Hyams, James Garner, Kareem Abdul Jabbar y otros.

Una bendición más fue la llegada de su hija, Shannon Emery Lee, el 19 de abril de 1969, que trajo una gran alegría a la casa de los Lee.

Bruce se entrenaba con devoción. En realidad, fue su celo lo que provocó una lesión que se convertiría en una fuente crónica de dolor por el resto de su vida. En un día de 1970, sin calentarse, algo que siempre hacía, cogió una barra de pesas de 125 libras e hizo un ejercicio hiriendo gravemente su espalda. Después de mucho dolor y muchas pruebas, se determinó que había sufrido una lesión en el cuarto nervio sacro. Se le ordenó que completara el reposo en cama y se le dijo que, sin duda, nunca volvería a hacer kung-fu.

Durante los siguientes seis meses, se quedó en la cama. Fue un momento extremadamente frustrante, deprimente y doloroso, y sirvió para redefinir objetivos. También fue durante este tiempo que hizo gran parte de la escritura que se ha conservado. Después de varios meses, instituyó su propio programa de recuperación y comenzó a caminar cautelosamente al principio, y gradualmente aumentó su fuerza.

En 1970, cuando estaba recuperándose de la lesión, hizo un viaje a Hong Kong con su hijo Brandon, de cinco años. El productor Raymond Chow lo contactó para hacer dos películas para Golden Harvest. Bruce decidió hacerlo, razonando que si no podía entrar por la puerta principal de los estudios estadounidenses, iría a Hong Kong, se establecería allí y volvería por la puerta lateral.

En el verano de 1971, el artista marcial dejó Los Ángeles para la realización de The Big Boss. Aunque las condiciones de trabajo eran difíciles y la calidad de producción por debajo de lo que estaba acostumbrado, la película fue un gran éxito.

En septiembre de 1971, con la filmación programada para la segunda de las películas contractuales, Bruce se mudó con su familia a Hong Kong. Fist of Fury, también llamada Chinese Connection, fue un éxito aún mayor que la primera película batiendo todos los récords de taquilla de todos los tiempos.

Ahora que Bruce había completado su contrato con Golden Harvest y se había convertido en un producto comercializable, podía tener más aportes a la calidad de sus películas. Para la tercera película, formó una sociedad con Raymond Chow, llamada Concord Productions, donde no solo escribió The Way of the Dragon, también llamada The Return of the Dragon, sino que también la dirigió y produjo. Una vez más, la película rompió récords y ahora, Hollywood estaba escuchando.

En el otoño de 1972, comenzó a filmar The Game of Death, una historia que una vez más imaginó. La filmación fue interrumpida por la culminación de un acuerdo con Warner Bros. para realizar la primera coproducción de Hong Kong y Estados Unidos. El acuerdo fue facilitado principalmente por la relación personal de Bruce con el presidente de Warner Bros., Ted Ashley, y por los éxitos en Hong Kong. Fue un momento emocionante y un punto de inflexión en la industria cinematográfica de Hong Kong. The Game of Death se puso en espera para dar paso a la filmación de Enter the Dragon.

Enter the Dragon debía estrenarse en el Teatro Chino de Hollywood en agosto de 1973. Lamentablemente, Bruce no viviría para ver el estreno de su película. El 20 de julio de 1973, tuvo un pequeño dolor de cabeza. Le ofrecieron un analgésico recetado llamado Equagesic. Después de tomar la píldora, se acostó y entró en coma. No pudo ser revivido.

Se realizó una extensa patología forense para determinar la causa de su muerte, que no fue evidente de inmediato. Se llevó a cabo una investigación de nueve días con el testimonio de patólogos reconocidos de todo el mundo. La determinación fue que Bruce tuvo una reacción de hipersensibilidad a un ingrediente en el medicamento para el dolor que causó una inflamación del líquido en el cerebro, lo que resultó en un estado de coma y muerte. No obstante, aún se especula acerca de las causas de su muerte.

El mundo perdió una estrella brillante ese día, pero su espíritu sigue siendo una inspiración para un gran número de personas.

“No reces por una vida fácil, reza por la fuerza para soportar una difícil.” 
 –Bruce Lee