Autocontrol

Autocontrol

COMPARTIR

“Porque Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio”

-2 Timoteo 1:7

Excelente cita para empezar la reflexión de este mes, un tema profundo y amplio para poder desarrollarlo en unos cuantos párrafos, pero cada uno de nosotros tenemos idea de lo que significa autocontrol cuando nos lo aconsejan o lo vemos escrito.

En la modernidad de este tiempo que nos está tocando vivir y en la vida por demás acelerada es muy importante mantener el control de las cosas que hacemos y de nosotros mismos para no perder el equilibrio entre lo que somos y nuestras responsabilidades.

Esto no significa que para tener una vida ordenada y sin estrés debamos dejar a un lado situaciones o compromisos que pueden hacer que nos salgamos de balance y desesperemos, significa que durante el día tomemos cada responsabilidad con quietud y no estemos de prisa queriendo empezar algo nuevo cuando no hemos concluido lo anterior porque eso nos lleva a la desesperación, posiblemente a la equivocación, provoca frustración, colapsamos y perdemos el control de nosotros y de las situaciones diarias.

El autocontrol no es otra cosa que dominio propio, es una cualidad que nos ayudará a potencializar nuestras capacidades, virtudes, dones, talentos y nos permitirán dar los resultados óptimos que esperamos de nosotros mismos y cubrir las expectativas de quienes nos rodean: familia, jefe, amigos, etc. Autocontrolarnos nos permite avanzar, producir y equilibrar nuestras vidas y la de quienes nos rodean, también nos permite conocer nuestras limitaciones para no crearnos expectativas erróneas queriendo alcanzar lo que no podemos, reconociendo que simplemente somos seres sin duda talentosos pero con limitaciones y que entendiendo esto podemos estar tranquilos ya que conocernos es la base del autocontrol.

El primer paso para lograrlo es reconocer nuestras emociones, cómo nos sentimos y con base en eso ser responsables de nuestra manera de conducirnos en cada momento que se nos presente durante el día, esto nos ayudará a mantener la paz en nuestro interior y ser proactivos, nuestras ideas serán claras, nos sentiremos mucho mejor y sobretodo conscientes de quienes somos.

Para poder tener mejor dominio propio es importante reconocer algunas situaciones que nos ayudarán en el día a día.

Podemos manejar mejor el autocontrol, es decir, primero debemos de detectar qué situaciones nos desequilibran para tener buenos pensamientos y actitud positiva, eso nos ayudará en nuestra manera de hacer las cosas. También saber que debemos reconocer aquellas cosas sobre las cuales queremos tener control, por ejemplo: rendir mejor en el  trabajo, ser más paciente con los hijos, mejorar nuestras relaciones familiares, ser constante en el ejercicio y hábitos saludables, etc., en la medida que reconozcamos lo que necesitamos controlar va a ser más fácil reaccionar correctamente. Un punto muy importante aquí y de lo que tanto hemos escuchado en los últimos años es tener inteligencia emocional y a muchos nos cuesta bastante este punto porque permitimos que nuestras emociones anulen nuestras capacidades y que no actuemos inteligentemente ante situaciones que no son tan complicadas. Las personas con inteligencia sana saben ejercer dominio sobre sus emociones para que no frenen su desarrollo personal. Otro punto a considerar para lograr el autocontrol es mejorar tu alrededor, tanto físico como emocional y espiritual, esto es, si donde trabajas no te gusta y si no te puedes mover modifícalo, dale vida, hazlo tu segundo hogar y si tus emociones están en revolución alimenta tu espíritu para que te ayude a bajar la intensidad de lo que sientes y como reaccionas.

El autocontrol, creo yo, es vivir ligera de equipaje, soltar lo que te limita o te detiene y extenderte a la libertad de ser y hacer por amor a la vida, a los que te rodean, siempre manteniendo el equilibrio y amor con uno mismo.

Hay una expresión muy cierta y que deberíamos de recordar a diario: “Una persona con dominio propio es aquella que llega a la meta, libra las batallas, logra la victoria y alcanza el éxito deseado”.

Por: Lic. Olga Beatriz Pérez Berrelleza

Facebook: Olga Beatriz Pérez Berrelleza

Twitter: @olguitabpb