os cuidados con tus hijos nunca están por demás y muchas veces como padres los miedos, ansiedades y la diversas situacines comienzan a tornarse un poco insoportable para los hijos.

Aunque no lo creas, al evitar patrones de sobreprotección en los niños se logra que se conviertan en personas independientes. Estos tips para cuidar a tus hijos sin sofocarlos te serán de gran ayuda si los implementarlos en la crianza de tus niños.

Recuerda que el cambio depende de ti, si realmente deseas ver actitudes diferentes en los niños, opta por relajarte un poco y así permitirles madurar.

No le transmitas miedos

Debes entender que tu hijo experimentará cosas nuevas durante toda la vida, cosas que tu jamás experimentaste. Tal vez algunas sean experiencias negativas pero de seguro todas le serán de gran ayuda en el proceso de convertirse en adultos. En lugar de transmitirles tus temores, intenta identificar cuáles son tus miedos y resolverlos.

No los prives de experiencias nuevas

Si alguno de tus hijos irá por primera vez de campamento o a alguna excursión sin ti y lejos del hogar, es muy probable que esté ansioso por la salida. Debes transmitirle calma y tú también relajarte. Explícale a tu hijo que esa salida significa un gran paso hacia su independencia.

Deja que tu hijo pruebe otras actividades, permitiéndole saber que es capaz de estar bien lejos de sus padres, que podrá conocer otras personas, divertirse y pasarla bien. Y tú mantén a la madre sofocante en silencio y regálate un tiempo a solas con tus amigos.

Establece nuevas expectativas

Si tienes un hijo que es propenso a enojarse y a realizar escenas en público, en vez de convertirte en una madre severa y obsesiva con la conducta del pequeño, considera establecer reglas razonables con tu hijo.

Es importante que ambos hablen y se pongan de acuerdo con las reglas que deben cumplir y seguir en el hogar. No sigas al niño todo el tiempo, toma distancia de este y permite que reflexione solo cuando no cumple una regla.

Permite que el niño se equivoque

Cuando tus hijos tengan problemas con sus amistades o en la escuela, puedes involucrarte pero con moderación. En ese momento es precisamente cuando debes detenerte y esperar a que él encuentre una solución.

A menos que tu hijo esté por cometer un error peligroso del cual no pueda recuperarse, no interfieras en sus asuntos.

Renuncia a la culpa

Si tu hijo es muy dependiente de ti o si sientes que eres una mama sofocante, no te sientas culpable. En vez de eso, enséñale a tu hijo las habilidades que necesita para ser independiente y déjalo que invierta su tiempo y energía en sus proyectos personales.

Leave a comment