2018: Camino a la Esperanza

2018: Camino a la Esperanza

COMPARTIR

Bienvenido 2018, te esperamos con mucha alegría, con deseos, proyectos, cambio de vida, rutinas, con esperanza de que este año sea mejor que el pasado.

Al terminar un año se cierra un ciclo, queremos dejar atrás los tropiezos o piedras que nos encontramos en el camino que causaron dolor, frustración, enojo, decepción, etc., queremos que se borren, tratamos de olvidarlos y cerramos la página 2017 pensando que así podemos cambiar nuestro sentir. ¿Cómo viviste el año pasado, cumpliste tus sueños y propósitos, o sólo fueron eso?

Iniciamos el 2018, página en blanco donde podremos plasmar el camino que elijamos, y me refiero a elegir porque hay situaciones que no están en nuestras manos como la pérdida de un ser querido, la pérdida de un trabajo, problemas con algún familiar y otras situaciones más, sin embargo, yo elijo la actitud que quiero tomar, quedarme en el enojo o resentimiento, en el dolor o sufrimiento. 

Te invito a que hagas un ejercicio, toma una hoja y haz una línea en el centro, la primera columna son las pérdidas, trata de escribirlas en orden cronológico de que naciste hasta el 2017, no tiene que ser con exactitud la fecha. Del lado derecho vas a poner los cambios o éxitos o cosas buenas que te pasaron, de igual manera que la anterior. Ya que hayas terminado, analiza lo que te trajo esa pérdida, qué cambios hubo en tu vida.

Lo primero es que vas a darte cuenta de que la vida está llena de pérdidas, pequeñas o grandes, y que cada pérdida te saca de tu zona de confort y te cambia. La diferencia en el cambio es que si te quedas con el enojo y el sufrimiento, no hay aprendizaje, pero, si elaboras un duelo sano, liberas los sentimientos que te causan dolor y encuentras algo positivo, la vida te dio la lección y pasaste, ponte estrellita.

Yo tuve una niña especial, Alejandra, cuando nació y me dijeron que era diferente, creí morirme, no cubría mis expectativas de madre. Sin embargo, la aceptación fue un proceso y fui descubriendo todas las bendiciones que ella trajo. Creí que era lo peor que me había pasado pero ahora, después de veinticinco años, ella ya no está, ha sido el proceso más doloroso que he vivido. Viví mi proceso y encontré que podía ayudar a otros padres que hubieran vivido la misma situación. Aprendí que me tocaba vivir la pérdida de mi hija para poder ayudar a otros padres y darles ese camino de esperanza. He recibido mucho de estos padres y ha sido que han encontrado el camino a la esperanza y me regalan una sonrisa, pero sobre todo, han sido mis maestros.

Hoy bendigo y agradezco lo vivido, hoy comprendo el ciclo de la vida y entiendo que el dolor es parte de la vida, que las adversidades son nuestros maestros y que si no aprendemos, nos la vuelven a mandar.

Mis propósitos de Año Nuevo han ido cambiando, uno de ellos es ser mejor humano cada día, regalarle una sonrisa a la persona con la que me encuentre, donde sea, ser amable, tratar de no juzgar a los demás porque hoy comprendo que todos tenemos una historia y somos lo que somos gracias a lo que hemos vivido, a las personas que me hacen daño, no puedo evitar enojo pero luego las bendigo porque cuando hay maldad en alguien es porque hay una carencia de amor en su corazón.

¿Qué propósitos tienes para este año? Tú eres el escritor de tu vida y el que puede trazar el camino a la esperanza de vivir una vida llena de paz y amor en tu corazón.

Por: Yvonne Bulnes

Tanatóloga

yvonnerosadecristal@gmail.com

Programa de radio por internet

www.omradio.com.mx

Martes de 4 a 5

Facebook: Grupos de ayuda mutua Alejandra Renacer

Facebook: Tanatóloga Yvonne Bulnes